jue. Jul 18th, 2019

Tener madre

CIUDAD DE MÉXICO. 

Nunca sabré lo que es ser madre, y la verdad ni se me antoja, sobre todo porque hay que tener mucho valor para soportar los entuertos. Sin embargo, el hecho de que nunca sabré lo que es ser madre, no significa que no sepa, lo que es tener madre. Sobre todo en un país donde nos la pasamos presumiéndola pero últimamente ha brillado por su ausencia. Para muestra, basta un botón:

Cuántas personas le hicieron caso al señor que les gritaba que ya no subieran. Cuántas personas ayudaron a los demás cuando se agravo la situación. Es más, si tu mamá hubiera estado en el tumulto, ¿cómo te hubiera gustado que actuara el resto?

Y es que a ver, hagamos un corte de caja y analicemos parte de lo que nos enseño mamá y que quizá ya se nos olvido.

Nos enseño que no nos mandamos solos, liderazgo. Que la casa, no es un restaurant, ubicación. Que nos callemos, pero que le contestemos, muestra de que no hay imposibles. Que no la busquemos porque la vamos a encontrar, lógica. Que hay horas en donde no se llega a una casa decente, puntualidad. Que se hace lo que ella dice, democracia. A lavarnos siempre las manos, higiene. Y que el suéter siempre te lo pones, no por haga frío, sino porque ella dice.

En fin y a esto hay que agregarle que mamá no solo provee alimentos, también es economista, administradora, profesora, psicóloga, enfermera, cocinera, chofer, despertador, líder, emprendedora, enfermera, y como mil profesiones y oficios más. Dispuesta los 365 días del año, y siempre con una sonrisa al ver que le regalas una casita hecha con palillos, que de hecho ella tuvo que hacer la noche anterior para que no te fueras a dormir tarde, y no el vestido que quizá no te diste cuenta que tanto le gusto en el aparador.

Es por eso que este país necesita madre. Esa que nos haga recordar que antes de esperar algo a cambio tenemos que ser ordenados, dejar las cosas en mejores condiciones de como las encontramos, no tirar basura, ayudar a los demás, velar porque las cosas se hagan bien, no robar y saber que la vida es más sencilla si usamos el sentido común.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *