dom. Ago 25th, 2019

La mayoría les tenemos lástima; pero no compasión o misericordia: presbítero Ramos Rodríguez

Por: Víctor Galindo

Uno de los fenómenos sociales más recurrentes en las grandes ciudades, es la desintegración de las familias, y consecuencia de ello es el abandono de los más vulnerables “los niños y niñas” quienes en el mejor de los escenarios aprenden a sobrevivir mezclados entre la indiferencia de la sociedad, expuestos a situaciones de abuso, explotación, violencia, drogadicción, entre muchas otras abominaciones.

Las autoridades se ven rebasadas e imposibilitadas de atender y dar seguimiento a estos casos, por lo que; corresponde a la preocupación de agrupaciones organizadas, atender y velar por el presente y futuro de estos seres humanos en estado vulnerable; así lo realizó el Pbro. Alejandro García Duran “Padre Chinchachoma” hace más de 25 años.

Labor que en la actualidad resulta “titánica” ante el crecimiento demográfico en las grandes urbes, el fenómeno migratorio, los cinturones de miseria, la promiscuidad y otros flagelos que amenazan a la misma humanidad.

En la actualidad corresponde al sacerdote católico Marco Antonio Ramos Rodríguez dar continuidad a esa obra iniciada por el “Padre Chinchachoma”; y es en Guadalajara donde se contempla establecer una casa hogar que no solamente otorgue una oportunidad para aquellos que por adversidades, sus progenitores optaron por dejarlos en desamparo.

Así lo dio a conocer el presbítero Ramos Rodríguez, “Es la situación de muchas familias desintegradas, disfuncionales que a veces tienen tres o cuatro hijos, pero cada uno tiene su papá; a veces nosotros los hombres somos tan machistas que en lugar de amar a una persona, nada más la estamos molestando, destruyendo la dignidad de la mujer, la mujer no se debe de dejar, se debe matar al macho para que nazca el hombre; aquí es donde debemos luchar para que la mujer tenga su dignidad de mujer y los niños puedan nacer con amor”.

Agregó el padre Ramos Rodríguez que es de su conocimiento que en Guadalajara hay una gran necesidad, aunque lamentablemente, contados son los lugares que realizan un esfuerzo de vocación para ayudar a menores victima de abandono o situación de calle;

“había un internado de niños, el Valentín Gómez Farías, en la colonia Constitución que se cerró hace como seis o siete años; ese lugar fue cerrado porque allí, los propios chavalitos cometieron una irregularidad y donde creo que falleció un niño, desde allí, cerró sus puertas. A mí sí me gustaría revivir ese lugar, pero ya con bases fundamentales de moral, de estudio y un poquito de religiosidad, porque la persona si no es muy religiosa, recurre a experimentar ideas fanáticas o de corrupción humana”.

Con la firma del “Convenio de Colaboración” entre el Bufete Ibarra y Asociados Abogados y La Fundación Alejandro García Duran “Padre Chinchachoma” A.C. se establecen las condiciones jurídicas para crear los mecanismos para exponer a las dependencias gubernamentales del Estado y municipios de la zona metropolitana de Guadalajara, la importancia de establecer un lugar para poder ayudar a quien lo requiera, “intentando apelar al principio rector superior de la niñez para que el Estado y los ayuntamientos nos puedan dotar de los insumos y herramientas necesarias; iniciando en la búsqueda de un inmueble en comodato para establecer otra filial de esta fundación en beneficio de los menores de edad” señaló el representante de la barra de abogados, Lic. Miguel Ibarra.

Actualmente, la Fundación Alejandro García Duran “Padre Chinchachoma” A.C. cuenta con sus instalaciones en el estado de Morelos, el terreno donde se encuentra fue donado por la Fundación “Chespirito” de Roberto Gómez Bolaños, siete años antes de su fallecimiento, “Siete u ocho años antes de que él muriera nos dijo, Padre yo estoy endeudado con el Padre Chinchachoma, consígase un terreno yo quiero que allí se haga la Fundación; conseguimos un terreno de casi 8 mil metros, que nos regaló el Chavo del 8 y allí estamos construyendo, ya tenemos kínder, primaria y secundaria incorporado a la SEP, acabamos de firmar el convenio para preparatoria; ojalá que aquí en Guadalajara nos prestaran en comodato ese edificio (Internado Valentín Gómez Farías) que está abandonado, si logramos el objetivo daríamos continuidad a este servicio y si no, pues lo regresamos” concluyó el Padre Ramos Rodríguez.

La necesidad es grande, para garantizar alimentación, educación, salud, vestido y estabilidad con calidad de hogar para un centenar de niños, se requiere un equipo de 25 personas, entre profesores, mantenimiento, médicos y enfermeras; mensualmente los gastos superan los cien mil pesos, nada más en electricidad la CFE cobra de entre 12 mil y 15 mil pesos bimestrales, para apoyar a los estudiantes de nivel superior en sus traslados de la casa hogar a Cuernavaca se requiere una unidad para 15 pasajeros (que no se tiene actualmente).

En representación Presidente de La Comisión Estatal de Derechos Humanos del Estado de Jalisco acudió como testigo de honor el Mtro. Eduardo de Alba Paredes.

Usted quiere y puede ayudar, conviértase en un verdadero benefactor todo recurso económico y en especie, mobiliarios, entre otros se transparenta ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, a través de recibos deducibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *