01/06/2020

Realizan limpieza diaria de los 316 trenes de sistema de transporte en México.

Con guantes de plástico y mascarillas, todos los días durante la madrugada, una cuadrilla de trabajadores de limpieza aborda uno a uno los vagones del metro. Utilizando trapos humedecidos con químicos, frotan y repasan con esmero los tubos, asientos y sobre todo los vidrios, en un procedimiento destinado a reducir el número de microorganismos a un nivel seguro.

Otros trabajadores vestidos con uniformes blancos y máscaras antigas rocían, con una pistola de presión, desinfectante biodegradable en cada rincón del vagón. “Las ventanas son lo más contaminado porque la gente se queda dormida sobre el cristal y lo babea, y luego llega otro usuario que se sienta recargándose con la mano en el mismo cristal, es un foco de infección la ventana”, explica Pérez.

Desde el 28 de febrero, cuando se registraron los tres primeros casos de coronavirus en México, hasta ahora no ha variado el flujo de usuarios del metro.  Hasta el momento el gobierno mexicano no ha impedido el libre tránsito de sus habitantes como ha sucedido en otros países de la región.

En el metro de Ciudad de México, compuesto por 12 líneas, es común observar mareas de personas subiendo y bajando escaleras, y multitudes abriéndose paso a empujones, y a veces hasta a patadas, para entrar o salir de los vagones en horas pico.

informador.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *