27/10/2020

Urge conformar un consejo económico de emergencia, insiste el CCE

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) lanzó la tercera llamada al presidente Andrés Manuel López Obrador para que se “sensibilice” y tome acciones inmediatas para la recuperación de la economía, empezando por la conformación de un consejo de emergencia económica, inspirado en el actual Consejo de Salubridad General, que dicta las medidas para atender la crisis sanitarias.

El acuerdo coincidente de la sociedad es recurrir al endeudamiento público, en donde el gobierno mexicano tiene margen de maniobra para optar hasta por 5% del PIB y evitar caer en una “crisis social”.

Con la presentación de su documento con 68 ideas resumidas en 10 puntos esenciales de la sociedad para alcanzar el acuerdo nacional ante la crisis del Covid-19 y la económica, el sector empresarial planteó la urgencia de que las recomendaciones sean adoptadas por el Jefe del Ejecutivo para traducirse en políticas públicas, “porque México está recibiendo un impacto negativo de graves consecuencias, que llevaría a daño incalculable en las finanzas públicas”.

Carlos Salazar Lomelín, presidente del CCE, destacó el acuerdo coincidente dentro de las mesas realizadas la semana pasada por especialistas económicos, políticos, autoridades, académicos e Iniciativa Privada, incluso de aquellos con visiones ideológicas distintas al empresariado durante la Conferencia Nacional para la Recuperación Económica: “Están de acuerdo en que el país debe tomar una mayor deuda pública y que esta deuda pública debe ayudar a la recuperación, a poder crecer de la forma más rápida posible.

Agregó: “Estamos conscientes de que la deuda por la misma crisis va a crecer; los ingresos del gobierno tenderán a disminuir al mismo tiempo que ha disminuido la actividad económica (…) Deberíamos de tomar deuda de una forma responsable y utilizarla para la recuperación y apoyo de las familias mexicanas”.

Durante la videoconferencia, Bosco de la Vega, presidente del Consejo Nacional Agropecuario (CNA), llamó a trabajar en unidad, “pero ahora le toca al gobierno ser sensible. Es la tercera llamada que le damos a nuestro gobierno para construir y para salir juntos, porque a la crisis de salud le sumamos la crisis económica, y luego viene la social. Nos preocupa mucho la seguridad, ésa se nos puede desbordar, y también las consecuencias políticas que va a haber”.

El documento elaborado por el CCE está dividido en tres medidas: medidas de salud para enfrentar la crisis; reinicio de operaciones, y estrategias para lograr crecimiento en el mediano y largo plazos. Fue entregado al presidente AMLO desde el lunes pasado y se le solicitó una cita para plantearlo.

Una de las medidas, la 11, enfatiza la creación de un consejo económico de emergencia, con la participación del sector privado, academia y sector social, para promover y coordinar la implementación del acuerdo.

Salazar Lomelín comentó que, de las 68 propuestas elaboradas por los 135,000 participantes de la sociedad, “no pretendemos que todas sean aceptadas. Pero es materia prima para que sea parte de los programas y políticas públicas en los próximos meses”.

Por ello, Luis Niño de Rivera, presidente de la ABM, se pronunció por la depreciación acelerada y que se endeude el gobierno para inyectar liquidez a la economía.

IP: áreas con acuerdos fundamentales

• Cuidar la salud de todos los mexicanos. Dar equipamiento al personal médico y evitar la saturación de los servicios de salud.

• Proteger el empleo y las fuentes de ingreso. Evitar que la crisis de liquidez se convierta en crisis de solvencia.

• Reactivar la economía lo más pronto posible. Debe haber una coordinación estratégica para el regreso a la actividad.

• Minimizar los costos para detonar una reactivación gradual. Los empresarios no solicitan condonaciones de impuestos, sino su diferimiento.

• Estimular el crecimiento de la economía. Unir esfuerzos de los actores del sector financiero público y privado para construir esquemas de financiamiento.

• Reasignar el presupuesto público. El gobierno debe tener acceso a redirigir presupuestos e incluso recurrir a recursos adicionales.

• Convocar a la cooperación internacional. México cuenta con una línea de crédito con el FMI; el Banco Mundial y el BID pueden ampliar la disponibilidad de recursos.

• Enfocarnos en la diversificación comercial. No romper la proveeduría nacional y regional. Promover un mayor contenido nacional de nuestras exportaciones se volverá cada vez más importante.

• Varias de estas acciones implican una mayor deuda pública. Debe buscarse que el aumento sea temporal, sostenible y manejable.

• Enfatizar la visión de largo plazo. Es la mejor vacuna contra la incertidumbre durante la crisis, y la única manera de lograr una recuperación sólida y duradera.

POR EL ECONOMISTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *