22/10/2020

Covid-19 y bajo crecimiento alejan a extranjeros de la Bolsa

De enero a la fecha el saldo de acciones en manos de extranjeros cayó 34.88%, o 52,649.6 millones de dólares por el deterioro en la economía mexicana, la depreciación del peso y la pandemia del Covid-19.

En el primer mes del 2020 el saldo de posición de no residentes en títulos de renta variable fue de 150,928.5 millones de dólares, que cayó hasta 98,278.9 millones de dólares en abril. En marzo se registró su mínimo nivel del año a 95,425.9 millones de dólares.

Los inversionistas extranjeros son muy importantes para el mercado local accionario. De acuerdo con Monex, en días festivos en Estados Unidos, el volumen de operación en la Bolsa Mexicana de Valores llega a disminuir hasta 80 por ciento.

Según el último informe de estabilidad financiera del FMI en abril, desde el 21 de enero han salido capitales extranjeros en economías emergentes en un récord de 100,000 millones de dólares, principalmente por el impacto económico que se espera habrá ante el brote vírico.

En esta caída del indicador no todo es por efecto de una salida de capitales, pues los saldos son convertidos de pesos a dólares, por lo cual una depreciación de la moneda local, como ha ocurrido en los últimos dos meses, también le afecta.

En lo que va del año el peso tiene una depreciación de 21.89% de 18.8860 a 24.18 unidades por billete verde.

“Las expectativas de crecimiento se han revisado a la baja… y de una manera  más pronunciada en las últimas semanas está la pandemia”, dijo en entrevista Carlos González Tabares, director de Análisis y Estrategia de Monex.

Así, la pandemia ha disminuido el apetito hacia mercados emergentes entre los inversionistas ante mayores expectativas de riesgo, aunque de manera más marcada hacia México, refirió González. En el año el S&P/BMV IPC cae 13.96 por ciento.

Año complicado

De acuerdo con analistas, este menor apetito por las acciones mexicanas entre extranjeros ya ha estado presente desde hace varios meses. Tan sólo en el último año el saldo de acciones mexicanas en manos de extranjeros cayó 35.17%, o 53,311 millones de dólares.

La cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México fue un punto de inflexión que comenzó a disminuir la confianza de los inversionistas.

“Lo que hemos visto desde el año pasado, y más con esta nueva administración, esto viene desde la cancelación del aeropuerto de Texcoco, ahí empezamos a ver una salida de posiciones por parte de extranjeros tanto en renta fija como en renta variable, después, aunque hubo estabilidad, las expectativas de crecimiento del país se han revisado a la baja”, señaló el especialista de Monex.

“Ha habido un deterioro en la confianza del país. Es muy claro, la salida de capitales en todo, no sólo renta variable, comenzó con la cancelación del aeropuerto de Texcoco y de ahí en adelante más, México es un país donde cada vez resulta más riesgoso invertir”, expresó Amín Vera, director de Análisis Económico de Black Wallstreet Capital.

Contracción económica

“Es una economía que estaba al borde del precipicio, ya dio un paso hacia adelante, y vamos en caída libre”, fustigó el especialista de BWC.

“El año pasado tuvimos una ligera contracción en la parte económica”, recordó González. La segunda economía más importante de América Latina se contrajo 0.1% el año pasado, la primera en una década, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Tres calificadoras internacionales han recortado la nota crediticia del país recientemente. En marzo S&P hizo un ajuste de “BBB+” a “BBB”, y un mes después Fitch Ratings la ajustó de “BBB” a “BBB-“, en abril también Moody’s la ajustó en un escalón a “Baa1” con perspectiva Negativa. Esta última calificadora había llegado a tener en 2013 a México en el nivel más alto con calificación sobresaliente de “A3”.

Petróleos Mexicanos (Pemex), la empresa productiva del Estado también ha sufrido ajustes, y el apoyo hacia ella con recursos públicos ha sido criticado por las calificadoras.

“Sigue habiendo las preocupaciones por mayores revisiones de las calificaciones a la baja por mayor riesgo país, un deterioro en las expectativas económicas, falta de estímulos e incentivos para atraer inversiones, esto en general ha llevado a un menor apetito de inversionistas a mercados emergentes en general por la pandemia, pero particularmente un menor apetito a nuestro país”, apuntó González.

Cambio en inversionistas

Un cambio en el perfil del inversionista sería una consecuencia de este deterioro.

Amín Vera explicó que anteriormente México era muy atractivo frente a sus pares por la estabilidad económica que tenía, al mismo tiempo que generaba rendimientos de mercado emergente.

“Hasta antes de esta administración México era un país que tenía fundamentales de mercado desarrollado, estaba mucho mejor que la mayoría de los países de la OCDE, era un país muy sólido y esto se ha ido deteriorando a una velocidad inaudita, en un año se acabaron esto”, refirió Vera.

“Ya se salieron los inversionistas, por así decirlo, serios, que buscaban buenos fundamentales y buenos rendimientos, en cambio podrían entrar fondos con visión de mucho riesgo, del tipo que invierte en Venezuela y Argentina, lo que podría provocar un rebote, que bajo ningún motivo debe interpretarse como un regreso de confianza al país. Ya cambiamos de categoría, ahora estamos atrayendo a capitales de más riesgo”, advirtió.

Por el Economista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *