20/10/2020

Confianza del consumidor EEUU se estabiliza a medida que reabre economía

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON (Reuters) – La confianza del consumidor en Estados Unidos tuvo una leve alza en mayo, lo que sugiere que el desplome económico provocado por el COVID-19 podría haber quedado atrás mientras el país empieza a reabrir, pero que probablemente pasará un tiempo para una recuperación completa en medio del desempleo récord.

El grupo empresarial Conference Board dijo el martes que su índice de confianza del consumidor avanzó a 86,6 este mes desde la cifra revisada a la baja de 85,7 en abril. Economistas consultados por Reuters habían calculado una subida a 87,5 en mayo desde la cifra que se reportó inicialmente para abril de 86,9.

(Para un gráfico de la evolución de la confianza del consumidor: http://tmsnrt.rs/22mjBJv)

Negocios alrededor del país están abriendo sus puertas tras cerrar a mediados de marzo después de que estados y gobiernos locales tomaron drásticas medidas para desacelerar la propagación del COVID-19, la enfermedad respiratoria causada por el coronavirus, lo que prácticamente paralizó al país.

La economía se contrajo en el primer trimestre a su ritmo más profundo desde la Gran Recesión y perdió al menos 21,4 millones de empleos en marzo y abril.

“Aunque el declive en la confianza parece haberse frenado por el momento, el ritmo dispar para la recuperación y una posible segunda ola probablemente mantendrán una nube de incertidumbre sobre las cabezas de los consumidores”, dijo Lynn Franco, director senior de indicadores económicos del Conference Board en Washington.

La medición de la situación presente del Conference Board, en base a la evaluación de los consumidores de las actuales condiciones de negocios y mercado laboral, bajó a una lectura de 71,1 este mes desde 73,0 en abril. Esta medición se ha desplomado casi 100 puntos en el último par de meses, resaltando el impacto provocado por el COVID-19.

Pero el índice de expectativas basado en el panorama a corto plazo para las condiciones de ingresos, negocios y mercado laboral subió a 96,9 desde 94,3 en abril.

Pese a la mejoría de las expectativas, los hogares siguen preocupados de sus finanzas. También anticipan una mayor inflación, lo que podría llevar a una sensación de menor poder de compra y dañar el muy necesitado gasto de los consumidores.

Mientras, otro reporte del Departamento de Comercio mostró el martes que las ventas de casas nuevas se incrementaron un 0,6% a un ritmo anual desestacionalizado de 623.000 unidades el mes pasado. Sin embargo, el alza dejó intacto el desplome del 13,7% de marzo.

El ritmo de las ventas de marzo fue revisado a la baja a 619.000 unidades desde la cifra informada previamente de 627.000. Economistas consultados por Reuters estimaban que las ventas de casas nuevas, que representan alrededor del 10% de las ventas del mercado de la vivienda, caerían un 21,9% a un ritmo de 480.000 unidades en abril.

Por Reuters

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *