07/07/2020

Trump rompe con la OMS y le quita 450 mdd.

Acusa a China de controlar el organismo • Dará 450 mdd a otras necesidades de salud

Washington.— El presidente estadounidense, Donald Trump, anunció ayer que ha decidido “romper” la relación de su país con la Organización Mundial de la Salud (OMS), a la que acusa de haber gestionado mal la emergencia sanitaria del Covid-19, al creer en exceso las informaciones aportadas por China.

El mandatario ordenó el pasado 14 de abril congelar temporalmente los fondos que la Unión Americana, como principal donante, aporta a la institución mientras revisaba el rol de ésta, en lo que definió como “el grave mal manejo y encubrimiento de la expansión del coronavirus”.

La semana pasada, Trump dio un plazo de 30 días al organismo para realizar cambios, que ni él ni la Casa Blanca detallaron públicamente. También advirtió que si sucedía lo contrario, entonces cortaría de manera permanente el dinero que entregaba Washington y su país saldría de sus filas.

Aunque todavía no ha pasado ni la mitad de ese periodo, el presidente de Estados Unidos lo dio por concluido, al afirmar que la Organización Mundial de la Salud “se ha negado a actuar [y a] acometer las reformas solicitadas” por la Casa Blanca, por lo que ha decidido romper su vínculo.

La Unión Americana no dio inmediatamente detalles sobre la decisión; sin embargo, se espera que el anuncio de Trump suponga la suspensión permanente de la contribución de su nación al organismo, que es de 450 millones de dólares anuales, lo que equivale aproximadamente a 15% del presupuesto de la institución.

“China tiene un control total sobre la OMS, a pesar de pagar únicamente 40 millones de dólares al año”, recalcó el líder de la Casa Blanca en una conferencia de prensa, por lo que decidió erogar el dinero a otras necesidades de salud.

También destacó que el mundo necesita respuestas del país asiático sobre el virus. “Debemos tener transparencia”, puntualizó.

Beijing ha negado de manera vehemente las acusaciones de Estados Unidos de que minimizó la amenaza cuando el Covid-19 surgió por primera vez en la ciudad de Wuhan a finales del año pasado.

Ante la perspectiva de perder a su principal contribuyente, la OMS puso en marcha esta semana una fundación independiente con la que podrá recibir donaciones de personas, empresas, así como de otros actores. El director General de la agencia, Tedros Adhanom Ghebreyesus, declaró que esta acción no estaba relacionada con la amenaza de Washington.

La Unión Americana registra más de 1.7 millones de contagiados y 101 mil muertes por la enfermedad, cifras que lo convierten en el país más afectado por la pandemia.

Trump acusa a la institución de haber gestionado mal la emergencia sanitaria global, especialmente en los tramos iniciales de la crisis, al creer en exceso las informaciones aportadas por las autoridades de Beijing sobre el brote.

Frente a ello, la OMS, que defiende la gestión china inicial, ha asegurado que ha alertado puntualmente sobre la gravedad del Covid-19 desde enero y decretó la emergencia internacional el día 30 de ese mes, cuando más de 90% de los casos todavía se concentraban en la nación asiática.

A lo largo de sus más de tres años en la Casa Blanca, a Trump no le ha temblado la mano para romper con el consenso internacional al retirar a Estados Unidos de la UNESCO, del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, del Acuerdo de París sobre la crisis climática, así como del pacto nuclear con Irán.

NY, fuera del confinamiento el 8 de junio. El principal foco del virus en Estados Unidos ha sido Nueva York, que tras más de dos meses de confinamiento podría empezar en la semana del 8 de junio a retomar la senda de la vida normal, informó el gobernador Andrew Cuomo.

La ciudad, que ha perdido más de 21 mil habitantes por el virus, está cerca de cumplir con siete reglas que le permitirán salir lentamente de su bloqueo, detalló el mandatario estatal. “Nos enfocaremos en los puntos críticos”, tuiteó.

Entretanto, en Rusia, el ansia por encontrar un remedio para la enfermedad llevó a Alexander Guintsburg, quien dirige el Instituto de Epidemiología y Microbiología Gamaleya de Moscú, a inyectarse una vacuna de vector viral para acelerar el proceso científico al máximo.

Lo anterior, según dijo, con la esperanza de terminar los ensayos clínicos de su proyecto de vacuna en verano. Rusia informó de un récord de muertes en 24 horas: 232, lo que sitúa el total en 4 mil 374 decesos y 387 mil 623 casos, el tercer país en el mundo con más contagios de coronavirus.

Por el Universal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *