22/10/2020

Distribución de la riqueza, clave para detener división social: especialista

De acuerdo con el especialista en liberalismo social, Jorge Carbonell, es preciso mantener un equilibrio entre economía y estado para garantizar la correcta distribución de la riqueza.

En medio de la pandemia provocada por el COVID-19, Jorge Carbonell asegura que estamos “viviendo una división como sociedad”, que, aunque no es la primera vez que ocurre, el contexto hace que esta separación sea única.

De acuerdo con el especialista en liberalismo social, es preciso mantener un equilibrio entre economía y estado para garantizar la correcta distribución de la riqueza.

“Mientras la equidad en las oportunidades en todos los sectores no esté garantizada, el equilibrio entre estado y economía estará pendiente, además, la balanza histórica no dejará de mover su péndulo con sus respectivos excesos y consecuencias históricas”, comentó.

Asimismo, señaló que la Ley de Pareto o la Ley del 80/20, continúa vigente en la actualidad, pues “el 1 por ciento de la población posee más del 50 por ciento de la riqueza mundial, mientras que en México, el 40 por ciento de la riqueza nacional lo posee el 1 por ciento de la población”.

“No es sano, no le sirve al país ni al mundo. La concentración de riqueza no ayuda ni abona al desarrollo de la nación. En la década de los 90 era la disyuntiva ‘primero crecemos y después repartimos el pastel’. No se puede repartir lo que no se tiene, sonaba lógico. Pero ¿cómo fue que creímos que creciendo el pastel lo iban a repartir? Pues no fue así, porque el incentivo económico fue ganar y ganar y sólo invertir más cuando se elimina al competidor”, cuestionó el exservidor público.

Jorge Carbonell resalta que la teoría de “una mano invisible que regula al mercado” no funciona por sí misma, como lo postuló el filósofo escocé, Adam Smith en su “Teoría de los sentimientos morales”.

Añadió que Adam Smith “no calculó el egoísmo en el ciudadano especulativo que podía jugar contra la sociedad y el derecho; y el surgimiento de una violencia extrema en pos de un incentivo (narcotráfico), la riqueza per se y su multiplicación. Si hay que hacer riqueza se hace y punto”.

“Educación, salud, trabajo, acceso a la información y libertad de expresión, son derechos primarios que se deben garantizar para una ciudadanía libre, que pueda equilibrar los excesos del estado y la economía”, concluyó Carbonell Caballero.

Por el Financiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *