23/01/2021

El beisbol, único deporte en EEUU que no tiene fecha para reanudar

Grandes Ligas insiste en recortar la temporada y los salarios, algo que los jugadores se niegan a aceptar

Desde una mirada exterior, la disputa laboral en Grandes Ligas podría entenderse como una pelea entre multimillonarios y millonarios que pelean por uno cuantos dólares para llegar a un acuerdo, pero es un poco más que eso.

Mientras el comisionado Rob Manfred declaró que está 100 por ciento seguro de que habrá temporada de beisbol este año, peloteros como Max Scherzer se alzan como parte de las voces más feroces.

Las Mayores presentaron otra propuesta para comenzar la campaña que ha sido pospuesta por la pandemia. Sin embargo, Manfred advirtió que ordenará de manera unilateral inaugurar si no se alcanza un acuerdo.

El Sindicato de peloteros presentó una segunda propuesta, en la que exigió una campaña de 89 juegos, en vez de los 162 que se disputan tradicionalmente, así como el 100% de los salarios prorrateados. Un día antes, las Grandes Ligas presentaron un plan que contemplaba 76 encuentros y que garantiza sólo el 50% de los salarios prorrateados y aportaba un 25 por ciento adicional en caso de que se completara la postemporada en noviembre.

“Puedo decirles de manera inequívoca que vamos a jugar beisbol de las Grandes Ligas este año”, enfatizó Manfred.

Scherzer, uno de los pitcher más dominantes de la actualidad y quien rara vez emite declaraciones polémicas o que refieran a situaciones fuera del campo, escribió en sus redes sociales:

“No hay ninguna razón para comprometerse con MLB en ninguna otra reducción de compensación”.

Se piensa que la mayoría de los jugadores que alcanzan las Grandes Ligas obtienen salarios millonarios que les ayudarían a sortear la actual parálisis provocada por el Covid.

Pero de los mil ,453 jugadores que acumularon al menos un día de servicio la temporada pasada, 590 (40.6 por ciento) han tenido menos de un millón de dólares de ganancias en sus carrera, según el desglose del Sindicato de peloteros.

Por el Universal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *