22/10/2020

Firmas energéticas de EU acusan a 4T de discriminación

La Secretaría de Energía ha retrasado permisos para vender combustibles a México, acusaron inversionistas estadounidenses en carta a su gobierno.

Las empresas más importantes de la industria del petróleo y gas natural de Estados Unidos manifestaron su preocupación por las acciones del gobierno mexicano en ese sector, pues acusan que discriminan a los inversionistas de ese país y comprometen los acuerdos del T-MEC.

En una carta enviada a altas autoridades estadounidenses, el American Petroleum Institute, que integran más de 600 compañías, solicitó “usar canales diplomáticos” para pedirle al presidente Andrés Manuel López Obrador mantener los convenios del pacto comercial para darles trato justo a inversionistas.

La misiva, fechada el 11 de junio, indica que las nuevas acciones regulatorias en México, “que se aplican

“Los inversionistas son socavados en los mercados, porque la CRE anuló, opacamente, en 2018 el reglamento de precios asimétricos aplicable a Pemex” AMERICAN PETROLEUM INSTITUTE

de manera inconstante o inconsistente”, provocan que los estadounidenses enfrenten dificultades mayores para tener permisos en actividades del sector energético.

En la carta se culpa a la Secretaría de Energía de México de “retrasar, rechazar y/o restringir permisos para la importación de gasolina y diesel de refinerías estadounidenses”.

A la CRE se le critica de ralentizar permisos para nuevas estaciones de servicio, mientras que a la Profeco se le acusa de clausurar bombas en gasolinerías de empresas por “inexistentes o menores infracciones”.

Las más de 600 empresas más importantes de la industria del petróleo y gas natural de Estados Unidos que integran la American Petroleum Institute (Energy API) —una de las organizaciones más influyentes de ese país— solicitaron a las más altas autoridades de esa nación “utilizar canales diplomáticos” para pedirle al presidente Andrés Manuel López Obrador “mantener los compromisos asumidos en el tratado comercial (USMCA o T-MEC) para darle trato justo a inversionistas y exportadores antes de que entre en vigor el acuerdo”.

En carta enviada al secretario de Estado, Michael R. Pompeo; al secretario de Energía, Dan Brouillette; al secretario de Comercio, Wilbur L. Ross Jr., y al representante comercial de ese país en la negociación del T-MEC, Robert E. Lighthizer, el organismo empresarial asegura que les “preocupa que las acciones recientes tomadas por el gobierno de México debiliten este marco y discriminen a los inversionistas estadounidenses en violación a los compromisos que México acordó tanto en el TLCAN como en la USCMA”.

Canadá y México, agrega la misiva con fecha del 11 de junio, siguen siendo nuestros principales socios de exportación de energía, y el éxito del T-MEC se basa en el marco que permite los flujos comerciales continuos y las inversiones de capital entre las tres economías más grandes de América del Norte.

No obstante, aseguran que los ejemplos más recientes en México sobre nuevas acciones regulatorias “que se aplican de manera inconstante o inconsistentes” provocan que los inversionistas estadounidenses se enfrentan a dificultades cada vez mayores para obtener permisos para una variedad de actividades, incluidas nuevas de servicio o renombradas, instalaciones de almacenamiento de terceros, combustibles importados, terminales de líquidos y terminales de gas natural licuado”.

Lamentable incumplimiento. Ramsés Pech, analista del sector energético y socio de la firma Caraivas y Asociados, consideró lamentable que México incumpla compromisos contraídos en el nuevo tratado comercial “cuando ni siquiera entra en vigor”.

Estamos mandando pésimas señales, porque parece que “no sabemos realmente lo que firmamos”.

La misiva, firmada por Michael J. Sommers, presidente de la Energy API, culpa “a la Secretaría de Energía” de México, que encabeza Rocío Nahle, de “retrasar, rechazar y/o restringir permisos para importación de gasolina y diesel provenientes de refinerías de Estados Unidos”.

También a autoridades como la CRE, por retrasar permisos para nuevas estaciones de servicio estadounidenses, o a la Profeco por clausurar bombas en gasolinerías de empresas de ese país por “menores o inexistentes infracciones”, así como por la realización de inspecciones de rutina “con la ley coercitiva y con la presencia de la Guardia Nacional”.

Además, los inversionistas estadounidenses que comercializan combustibles, “son socavados en los mercados, porque la CRE anuló, opacamente, en diciembre de 2018, el reglamento de precios asimétricos aplicable a Pemex”.

“La regulación —detalla la carta— fue diseñada para estar en su lugar hasta que la cuota de mercado de Pemex disminuya a 70%. En el momento de la anulación todavía estaba por encima de 90%. Esto le permite a Pemex rebajar de manera injusta y opaca los precios de los competidores extranjeros, lo que le da a la empresa una importante ventaja en precios descendentes”.

El T-MEC, añaden los empresarios, fue desarrollado para fomentar la relación entre las tres naciones —Estados Unidos, México y Canadá— y crear un positivo entorno de comercio e inversión para todas las partes involucradas, brindando enormes beneficios a ambos.

“Energy API ha apoyado a USMCA o T-MEC como base para desarrollar los beneficios mutuos que un acuerdo comercial sólido puede ofrecer, y apoyamos la entrada en vigor del tratado comercial el 1 de julio de 2020. Esperamos tener noticias suyas y esperamos establecer reuniones para discutir las preocupaciones de nuestras empresas miembros”, concluyó la carta.

Por el Universal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *