29/10/2020

Paga Odebrecht campaña de Peña Nieto

Antes de aceptar la extradición de España a México, Emilio Lozoya informó al Gobierno federal que la empresa brasileña Odebrecht pagó 4 millones de dólares que fueron usados en la campaña presidencial de Enrique Peña en 2012.

l dinero fue usado para el pago de consultores extranjeros que Luis Videgaray contrató para asesorías en la campaña electoral, dijo.

Posteriormente, señaló, Odebrecht pagó otros 6 millones de dólares cuando Peña era Presidente por el beneficio de contratos y para que dispusiera una parte para sobornos a legisladores a fin de garantizar la aprobación de la reforma energética en 2014.

Lozoya preparó un documento, al que tuvo acceso REFORMA, donde revela delitos sobre los que tenía conocimiento y con ello tener la posibilidad de acogerse al “criterio de oportunidad” y así poder sortear las acusaciones de lavado de dinero que pesan en su contra. Con ello podía aceptar su extradición y ser juzgado en México.

El ex director de Pemex narró en su reporte que uno de los pactos para recibir el pago de Odebrecht ocurrió en la panadería El Globo, de Prado Sur, en las Lomas de Chapultepec con el ex director de Odebrecht en México, Luis Alberto Meneses Weyll. Y que acudió a esa cita por órdenes de Luis Videgaray, entonces coordinador de la campaña presidencial.

“La instrucción era gestionar recursos económicos para cubrir diversos pagos a consultores en materia electoral, principalmente en el extranjero”, señaló Lozoya en su testimonio.

En ese encuentro, el brasileño se comprometió a entregar 4 millones de dólares, de los cuales depositó 3 millones 150 mil dólares en la off shore Latin America Asia Capital Holding LTD, una cuenta relacionada con Lozoya en la investigación del caso Odebrecht.

De este movimiento, el ex funcionario avisó tanto a Peña Nieto como a Videgaray, según el reporte.

Emilio Lozoya fue capturado el 12 de febrero pasado por autoridades españolas en Málaga en cumplimiento de una orden de aprehensión emitida por la Interpol. Hace una semana fue extraditado a México. Apenas llegó y fue hospitalizado para atender males gástricos; conforme el reporte de la Fiscalía General de la República (FGR) deberá encarar un proceso judicial por las acusaciones de lavado de dinero o solicitar al juez acogerse al criterio de oportunidad.

Respecto a sus revelaciones previas, Lozoya también comunicó al Gobierno federal que Odebrecht entregó otros 6 millones de dólares a principios del 2014, luego de obtener un contrato de 3 mil millones de pesos por realizar obras en la refinería de Tula, Hidalgo.

Esos 6 millones de dólares fueron transferidos a Fabiola Tapia Vargas, administradora de Construcciones Industriales Tapia, una empresa que se asoció con Odebrecht para las obras en Tula.

Fabiola Tapia, quien murió en mayo de 2014, le entregó a Lozoya una tarjeta de una cuenta con los 6 millones de dólares, para ponerlos a disposición del Gobierno de Peña. Parte de ese dinero fue usado para sobornar a legisladores, admitió.

El ex funcionario dio cuenta también de sobornos a opositores y señaló que esto se hacía en una oficina en Montes Urales, en las Lomas de Chapultepec.

El “enlace” designado por la Presidencia de la República era el priista David Penchyna, entonces presidente de la Comisión de Energía del Senado.

Uno de los encuentros que refirió se registró el 17 de septiembre de 2014, fecha en que asegura que uno de los correos de dinero, cuya identidad por ahora no ha revelado, entregó 6 millones de pesos a Penchyna en la oficina de Montes Urales.

Con información de Grupo Reforma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *