28/09/2020

Austeridad deteriora la administración del Gobierno federal

El Gobierno de Andrés Manuel López Obrador llega al Segundo Informe también con un deterioro en la administración pública debido a las medidas de austeridad aplicadas a partidas presupuestales básicas como el pago de energía eléctrica o agua, así como a la prestación de servicios públicos o mantenimiento de infraestructura en general.

Las entidades han registrado interrupciones en el suministro de agua potable o en trabajos de mantenimiento de alcantarillado debido a que CFE “le bajó el switch” a la Conagua por falta de pago.

El recorte afectó partidas operativas como asesorías para defensa de tratados comerciales en la Secretaría de Economía, incluso, redujo el gasto para combatir el COVID-19, ya que la Secretaría de Agricultura disminuyó el presupuesto para comprar materiales de sanitización.

Un ejercicio realizado por El Financiero con base en datos abiertos de Transparencia Presupuestaria y solicitudes de información, muestra que el presupuesto aprobado este año en las partidas 2000 Materiales y Suministros y 3000 Servicios Generales para las 22 dependencias objeto del decreto fue de 70 mil 277 millones de pesos.

Al cierre del segundo trimestre de 2020 y luego del recorte del 75 por ciento ordenado por el decreto, el presupuesto para esas dependencias se modificó y bajó a 58 mil 41 millones de pesos.

Sin embargo, las dependencias han pagado 35 mil 689 millones de pesos a junio, cifra que representa un recorte de 61 por ciento respecto del monto modificado, por lo que Hacienda estaría próxima a alcanzar el porcentaje del decreto.

Rodolfo de la Torre, investigador del CEEY, sostuvo que “la salud, la educación y en general los servicios públicos a los ciudadanos sí están en austeridad. La consecuencia es que los ciudadanos estamos viendo deterioro en la calidad de la administración pública”.

Carlos Ramírez, investigador en Integralia, dijo que “la austeridad aplicada no tiene precedente en la historia reciente y está afectando actividades diarias del sector público, pero el gobierno no ha colapsado porque está siendo resiliente y porque hay actividades en donde el efecto no es inmediato”.

Con información del Financiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *