20/10/2020

Crece 48% deuda de estados que celebrarán comicios

Seis de las 15 entidades que tendrán comicios en 2021 incrementaron su deuda con proveedores 48 por ciento en el último año y heredarán a los próximos gobiernos 17 mil 586 millones de pesos, según un análisis de estadísticas de la Secretaría de Hacienda.

El Estado que mayor incremento registra es Guerrero, que en junio de este año tenía un adeudo de 7 mil 25 millones de pesos con proveedores, monto 86 por ciento superior en términos reales respecto al mismo mes de 2019.

En la lista de aumentos sigue Nuevo León, cuyo saldo suma 2 mil 244 millones de pesos, con un avance de 67 por ciento.

El resto de las entidades son Nayarit, cuyo saldo de adeudo con proveedores aumentó 43 por ciento; Colima, con un avance de 27 por ciento; Chihuahua, con 22 por ciento, y Zacatecas, con 11 por ciento.

Ricardo Gallegos, director ejecutivo senior de Finanzas Públicas y Deuda Soberana en HR Ratings, explicó que la Ley de Disciplina Financiera estipula que las deudas de corto plazo con bancos deben ser liquidadas antes del cambio de Administración.

Sin embargo, no existe la misma obligación con los pasivos circulantes como deudas con proveedores y contratistas, así que esas podrán heredarse.

El mayor peligro es que algunas entidades financien su déficit estructural con este tipo de adeudos, agregó.

“Al final de las administraciones vamos a ver intensos niveles de estrés financiero con tal de dejar pagado esas obligaciones (créditos de corto plazo con bancos), a costa de dejar de hacer otras cosas como obra pública, servicios generales, transferencia de subsidios y financiarlo en parte con el pasivo circulante que sería proveedores y contratistas”, dijo Gallegos.

Actualmente, HR califica a 24 estados del País, de los cuales Chihuahua, Baja Norte, Nayarit, Zacatecas, Colima, San Luis Potosí, Sonora, tienen elecciones en 2021.

La calificadora utiliza distintas métricas para analizar la calidad crediticia de las entidades, de las cuales destacan la deuda neta entre ingresos de libre disposición, deuda de corto plazo o quirografaria frente a deuda total y pasivos circulantes (deuda con proveedores) frente a ingresos de libre disposición.

Cuando las obligaciones de corto plazo son importantes, es decir arriba de un 10 por ciento o 15 por ciento de la deuda total, sí puede traer un problema en el flujo libre de efectivo, comentó Gallegos.

Usando estas métricas, el Estado calificado por HR con más presión por deuda de corto plazo es Baja California Norte, que enfrenta 22.5 por ciento de deuda de quirografaria frente a deuda total y 34.3 por ciento de pasivo circulante respecto de ingresos de libre disposición.

Gallegos recordó que este Estado sufrió un recorte de calificación en 2019 a BBB+ y su nota está en perspectiva negativa, por lo que puede tener otro recorte en los siguientes meses.

Le sigue Colima, con una deuda quirografaria del 16.2 por ciento de su deuda total y pasivos con proveedores de 30 por ciento respecto a ingresos de libre disposición. Esta entidad tuvo una baja de calificación en 2020 a BBB estable.

Asimismo, Nayarit tiene una deuda quirografaria de 14 por ciento frente a deuda total y pasivos con proveedores de 26.5 por ciento frente activos. El Estado también sufrió un recorte de calificación en 2020 a BBB+ por el posible estrés en su flujo de efectivo en los próximos meses, explicó el directivo.

Para 2021, comentó, el estrés financiero de las entidades podría ser mayor del que reflejan las calificaciones de HR si los supuestos de crecimiento del Gobierno federal no se cumplen o si hay rebrotes de Covid-19 que impacten del crecimiento.

Con información de Grupo Reforma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *