21/10/2020

Ni el coronavirus frena la vida nocturna en Guadalajara

La vida nocturna de la Ciudad se reinventa para burlar las restricciones sanitarias que obliga la pandemia del coronavirus.

“¿Quieren fiesta? Tenemos abierto hasta las 6 de la mañana”, dijo un hombre el fin de semana pasado, afuera de la Calle Enrique González Martínez 216, en el Centro de Guadalajara.

Una vez en la recepción del establecimiento conocido como Taberna de Caudillos, es obligatorio pegar un adhesivo en las cámaras de los celulares, que impida exhibir el show que ofrece un travesti a asistentes aglomerados consumiendo bebidas embriagantes.

Cuando los clientes se proponen salir, los empleados montan un “operativo” de seguridad.

La misión es impedir que las autoridades que transiten por ahí sospechen de la fiesta que se desarrolla en la clandestinidad.

“¿Me cachas? Está libre, ¡vámonos!”, ordena el individuo al abrir las puertas.

Pero todas esas consideraciones no hacen falta contraesquina, en el bar Green Light, en la Calle Enrique González Martínez 454, donde los clientes entran a consumir alcohol sin pasar por un filtro sanitario.

Debido a la emergencia sanitaria por Covid-19, que sumaba hasta ayer 3 mil 213 víctimas en Jalisco, el servicio termina a las 0:00 horas.

El Municipio de Guadalajara es el epicentro de la emergencia sanitaria en el Estado, con 23 mil 559 casos de Covid-19 y mil 155 defunciones, según cifras de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ) actualizadas ayer.

Y aunque el riesgo no ha terminado, en Avenida Terranova 1366, en la Colonia Providencia Norte, ya se vive otra “normalidad”, con la fiesta garantizada de las 22:00 a las 5:00 horas dentro de Luccas Bar.

Ahí, un termómetro es el único filtro para ingresar al recinto con capacidad hasta de 300 personas por día que, entre la oscuridad, música electrónica y humo de cigarrillos eligen asiento y se despojan del cubrebocas. El consumo se limita a bebidas alcohólicas o drogas sintéticas que se ofrecen en los sanitarios.

Incumplir con las medidas de seguridad sanitaria para el reinicio gradual de actividades amerita amonestación con apercibimiento, multa, clausura temporal, definitiva o el arresto hasta por 36 horas, según el Artículo 345 de la Ley de Salud estatal.

Ayer, el Ayuntamiento de Guadalajara informó que del viernes al domingo supervisaron 326
establecimientos y los inspectores impusieron tres clausuras, dos por infringir protocolos sanitarios y una por operar fuera del horario.

Con información de Grupo Reforma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *