03/12/2020

Netanyahu habla con Biden por primera vez desde elecciones presidenciales; acuerdan reunirse pronto

Es la primera conversación directa entre ambos de la que se tiene conocimiento público desde que el demócrata triunfara en las elecciones de Estados Unidos.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, habló personalmente con el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, siendo esta la primera conversación directa entre ambos de la que se tiene conocimiento público desde que el demócrata ganara las elecciones norteamericanas.

Netanyahu -que los últimos cuatro años forjó una estrecha alianza con el presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump-, “tuvo una cálida conversación” con Biden, en la que este “reiteró su profundo compromiso con el Estado de Israel y su seguridad”, informó la oficina del jefe de Gobierno israelí.

Ambos acordaron “reunirse pronto para discutir los muchos temas” en agenda, y “reiteraron la necesidad de continuar reforzando la alianza firme entre Estados Unidos e Israel“.

El presidente israelí, Reuvén Rivlin, conversó también hoy con el político demócrata, al que felicitó personalmente por su victoria electoral.

“Como viejo amigo del Estado de Israel, usted sabe que nuestra amistad se basa en valores que van más allá de la política partidista, y no tenemos ninguna duda de que, bajo su liderazgo, Estados Unidos está comprometido con la seguridad y el éxito de Israel”, dijo Rivlin al presidente electo.

Tras conocerse su triunfo en los comicios del pasado tres de noviembre, Netanyahu tardó 12 horas en felicitar a Biden por redes sociales, algo por lo que lo criticaron muchos opositores, que atribuyeron su tardanza a los vínculos entre el mandatario israelí y Trump.

En los últimos años, Netanyahu tuvo una gran sintonía política e ideológica con Trump. El presidente saliente tomó decisiones muy favorables a los intereses de Israel que desmarcaron a Estados Unidos de ciertas posturas tradicionales sobre el conflicto palestino-israelí.

Entre otras, Trump reconoció a Jerusalén como la capital israelí, trasladó ahí su embajada -rompiendo con el consenso internacional-, reconoció el Golán sirio ocupado como territorio de Israel y presentó un plan de paz que daba vía libre a la anexión israelí de partes de Cisjordania ocupada.

Con la llegada de Biden a la presidencia, no se espera que este dé un giro radical, pero sí que se aleje de las posturas derechistas israelíes que abrazó Trump, que recupere un tono crítico contra la expansión colonial israelí en territorio ocupado e intente acercar de nuevo a palestinos e israelíes en la mesa de negociaciones en base a la solución clásica de los dos Estados.

Con información de EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *