05/12/2020

Advierte Etiopía que no habrá ‘piedad’ en Tigray

El Ejército de Etiopía advirtió la noche de ayer a los civiles de la capital regional asediada de Mekele, en Tigray, que no habrá “piedad” si no se “salvan” antes de la ofensiva militar final que terminará por expulsar a los líderes desafiantes de la zona.

“De ahora en adelante, la lucha será una batalla de tanques”, sostuvo el portavoz de las Fuerzas Armadas etiopes, coronel Dejene Tsegaye, por medio de un mensaje, al tiempo que afirmó que el Ejército de Etiopía rodeará Mekele.

“Se debe notificar a nuestra gente en Mekele que deben protegerse de la artillería pesada”, agregó.

Tsegaye acusó a los líderes de Tigray de esconderse entre la población de la ciudad, de aproximadamente medio millón de habitantes, por lo que ordenó a los civiles que se “alejaran” de ellos.

Estas declaraciones por parte de la Armada etíope, sin embargo, han sido catalogadas por Human Rights Watch (HRW) como potenciales violadoras del derecho internacional.

“Tratar a toda una ciudad como un objetivo militar no sólo sería ilegal, también podría considerarse una forma de castigo colectivo”, escribió este domingo la investigadora de HRW Laetitia Bader.

“En otras palabras, crímenes de guerra”, tuiteó, por su parte, la ex asesora de seguridad nacional de Estados Unidos, Susan Rice.

Paralelamente, el Primer Ministro de Etiopía, Abiy Ahmed -ganador del Premio Nobel de la Paz-, dio en una declaración a los líderes del Frente de Liberación Popular de Tigray (TPLF) 72 horas para rendirse. “Están en un punto sin retorno”, aseveró, al tiempo que acusó a los disidentes de usar sitios religiosos, hoteles, escuelas “e incluso cementerios” como escondites, y de utilizar a los residentes de Mekele como escudos humanos.

A lo largo de las últimas jornadas, la Administración de Abiy ha afirmado que marchaba hacia Mekele en un esfuerzo final para poner fin al conflicto mortal que estalló el 4 de noviembre entre el Gobierno federal y el Gobierno regional de Tigray, el cual está fuertemente armado y dominó la coalición gobernante de Etiopía durante un cuarto de siglo, antes de que Abiy asumiera el cargo e introdujera reformas políticas en contra del TPLF.

En el marco de este conflicto, dado que ambos bandos han transgredido parámetros de cooperación global, las peticiones internacionales de diálogo al interior de una de las naciones más poderosas y pobladas del continente africano se han complicado, lo que podría desestabilizar el estratégico Cuerno de África.

Con las comunicaciones y el transporte a la región de Tigray casi completamente cortados, ha sido difícil verificar las afirmaciones presentadas por cualquiera de los bandos de guerra.

Por otro lado, el Gobierno de Etiopía ordenó -sin ninguna explicación formal- la expulsión de un analista del International Crisis Group, de nombre William Davison.

De acuerdo con esta organización, “en última instancia, hay pocas dudas de que la razón de su deportación (de Davison) se relaciona con la tensa situación actual en el país y la creciente sensibilidad de las autoridades a los puntos de vista que no se ciñan a su línea”. Además, el organismo añadió que era “digno de mención que el mismo día que Davison fue expulsado, las autoridades también enviaron cartas de advertencia al corresponsal en Etiopía de la agencia de noticias Reuters y a las estaciones de la BBC y Deutsche Welle”.

Mientras tanto, en medio de todo este conflicto, se ha desarrollado una gran crisis humanitaria en la región. Según las Naciones Unidas, alrededor de 2 millones de personas en Tigray necesitan ayuda con urgencia, ya que los alimentos, el combustible, los suministros médicos y otros insumos han comenzado a escasear.

Conjuntamente, más de 35 mil etíopes han huido a una zoma remota de Sudán, donde las comunidades locales y los trabajadores humanitarios han luchado por alimentarlos y acomodarlos. Asimismo, en Tigray, casi 100 mil refugiados de Eritrea han continuado su lucha por sobrevivir.

Con información de agencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *