27/01/2021

Cruz Azul caza y humilla a los Pumas y pone un pie en la Final

Cruz Azul liquidó la semifinal ante Pumas en solamente 13 minutos del partido de Ida, periodo en el que marcó tres goles a un rival dormido y que nunca pudo despertar, y con el 4-0 al minuto 95, La Máquina tiene una ventaja inmejorable para meterse a la Final el próximo domingo, cuando se dispute el juego de Vuelta en CU.

Para lograr el milagro, los Pumas necesitarán un triunfo idéntico en la Vuelta, y tienen una enorme desventaja de que por cada gol que anote Cruz Azul en CU, los felinos tendrán que anotar uno más. Luce imposible.

Cruz Azul sorprendió dormido a Alan Mozo, quien tras un tiro de esquina se quedó colgado y permitió que un rebote le cayera a Alvarado, que controló en el área y disparó por abajo, ante la salida de González y la complacencia del zaguero. Era el minuto 2.

Pumas llegó al área de Cruz Azul y Vigón intentó un remate de chilena, pero golpeó al ‘Cabecita’ Rodríguez y fue amonestado. La Máquina volvió a atacar y marcó el segundo, con un disparo potente de Baca que se fue al ángulo. Golazo.

Nadie, ni los propios integrantes de Cruz Azul, podían creer un inicio tan decantado, de tanta suerte, y de parte de Pumas, un desconsuelo que sería difícil de superar.

Pumas se mantuvo en shock. Volvió a perder el balón en la salida. Un cambio de juego llegó al extremo derecho, donde Alvarado le bajó el balón a Romo, quien disparó desde fuera del área y marcó el increíble 3-0 para Cruz Azul al minuto 13.

13 minutos de terror para Pumas, 13 minutos perfectos para Cruz Azul. Tras ese maremoto azul, el partido se cayó, con Pumas intentando reponerse del triple golpe y los cementeros satisfechos con una ventaja que les permitiría tener confianza con cada minuto.

LLEGÓ EL CUARTO

Para el complemento, Pumas volvió a regalar un balón en la defensa y no cayó el cuarto de milagro, ya que Rodríguez falló su tiro en el área.

Pumas respondió de inmediato y logró su primera llegada de peligro, con un tiro por abajo de Mayorga que desvió Corona en el 47.

Alvarado marcó un cuarto gol, pero el VAR lo anuló por un supuesto fuera de lugar. Pumas seguía dormido, perdía balones de manera increíble y era incapaz de armar un avance decente. No había conexión entre sus líneas y parecía que con más de 20 minutos su única esperanza era que Cruz Azul se equivocara por primera vez en el partido.

El VAR volvió a intervenir para revisar una posible mano dentro del área de Aguilar. Tras varios minutos no se señaló penalti, ya que el balón le pegó primero en la cabeza.

Cruz Azul le quitó toda intensidad al partido. La ventaja tan amplia le quitó de la cabeza la idea de ir al ataque. Permitió que Pumas paseara el balón y siguiera hundido en sus imprecisiones y sin armas para amenazar a Corona.

Pero ni siquiera la suerte quiso sonreír a los Pumas, que parecía que solamente pensaban en jugar la Vuelta y buscar el milagro. Al 95 Luis Romo les metió el 4-0, para liquidar toda esperanza universitaria de evitar que Cruz Azul avance a la Final.

Con información de LATINUS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *