20/01/2021

Relajan medidas preventivas en centros comerciales en la Ciudad de México

En algunos centros comerciales, las medidas preventivas contra el Covid-19 se han relajado.

Durante un recorrido se constató que hay termómetros que no funcionan o dan la temperatura de forma errónea, existe una ausencia de controles de vigilancia en la entrada, colocan tapetes sanitizantes en mal estado y afloran las aglomeraciones.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la temperatura normal del cuerpo humano se encuentra entre los 36.5 y los 37 grados, con independencia de la temperatura exterior o de las condiciones meteorológicas.

En una visita realizada a la Plaza Puerta Tlatelolco, ubicada en la Delegación Cuauhtémoc, se detectó que en los dos accesos principales, los vigilantes usaron termómetros digitales con fallas.

En la entrada que tiene escaleras eléctricas y da al supermercado, el termómetro arrojó un “Lo” en el primer intento.

-¿Qué significa?, se le preguntó al vigilante que hizo la medición apuntando a la frente.

“Que es demasiado baja su temperatura para ser leída”, dijo.

En un segundo intento, marcó 35.7 grados. El siguiente ciudadano al que se midió la temperatura también le marcó “Lo”, sin embargo él no consultó cuál fue su resultado.

Tras subir las escaleras eléctricas, en la entrada del centro comercial, se pasó la frente por el medidor que arrojó 36.8 grados.

Al realizar el ejercicio en la segunda entrada principal que da hacia la zona de cafeterías, la temperatura marcó 20.7 grados. Al ser cuestionado por la medición equívoca, el vigilante admitió que estaban fallando; las tres personas siguientes en fila no preguntaron por su resultado.

Además, en este centro, los tapetes sanitizantes estaban secos y con polvo.

En otro punto, en la Bodega Aurrerá de Vallejo, ubicada en la Colonia San Pedro Xalpa, en Tlalnepantla, Estado de México, se notó que en la entrada no se toma la temperatura ni se guarda la sana distancia.

Tampoco se lleva un conteo para medir el aforo y constatar que se cumple con la afluencia recomendada por las autoridades sanitarias, como se observó en otras plazas que utilizan el contador de mano, un aparato que al jalar una palanca con el pulgar lleva un registro.

“Considero que sí deberían medirla, cualquiera puede entrar con temperatura y no ser detectado. Y así no sabemos si tosen y es algo normal o la enfermedad”, comentó Katia Vega.

En tanto, en Plaza Torres Lindavista, ubicada en la Alcaldía Gustavo A. Madero, en menos de 30 minutos se obtuvieron grados diferentes en la temperatura.

En el acceso de la planta baja de estacionamiento dio 35 grados centígrados. En el gimnasio, a cinco minutos de distancia, el resultado fue de 36.5, y en el supermercado, con 20 minutos de diferencia, fue de 37.

En la fila, para ingresar al súper se notó que la gente no guarda la sana distancia, pese a que hay marcas en el suelo que indican la separación.

Con información de Grupo Reforma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *