20/01/2021

Acusan presión de Aeroméxico a sindicatos

Pedir a las autoridades laborales que se terminen los contratos colectivos de trabajo con dos de sus sindicatos, parece una medida de presión de Aeroméxico para lograr cambiar las condiciones laborales, dicen expertos laborales.

“Me parece que esto es un chantaje. Es una estrategia de negociación, más que una acción jurídica, que como tal resulta ilógica porque plantea quitar un derecho fundamental de trabajadores (la representación sindical), y que presenta para buscar que los sindicatos se adecúen a una negociación”, dijo Manuel Fuentes, abogado laboral.

La aerolínea pidió a la autoridad laboral terminar con los contratos de sus sindicatos de pilotos (ASPA) y sobrecargos (ASSA), al no lograr acuerdos para cambiar las condiciones de trabajo.

Argumenta la terminación por causa de fuerza mayor, que está prevista en el artículo 433 de la ley Federal del Trabajo y que implica casos en que una persona se ve impedida a cumplir sus obligaciones por causas que no son imputables a ella, explicó Jorge Sales, socio fundador del Bufete Sales Boyoli.

En un caso así, la empresa termina la relación laboral y da aviso a la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, la cual evalúa si procede o no esta acción, detalló.

Aeroméxico no ha terminado las relaciones laborales.

“Esto a mí me hace pensar que Aeroméxico está utilizando esto como una moneda de cambio para presionar a los trabajadores a que sí acepten las condiciones que está proponiendo el fondo de inversión”, comentó.

En 2013, también recurrió a las autoridades, cuando enfrentó un conflicto colectivo de naturaleza económica con ASSA.

La aerolínea busca la terminación de sus contratos argumentando una causa de fuerza mayor, muy probablemente por un tema eminentemente económico, lo que es totalmente improcedente, opinó Fuentes.

El argumento de terminar un Contrato Colectivo de Trabajo por un tema económico, sería desaparecer el convenio que dicta la relación laboral entre la empresa y los trabajadores y sería ilógico quitar el derecho de los trabajadores de tener representación sindical, dijo.

Manifestó que esta acción es más bien un mecanismo que se usa para forzar una negociación, ya que un procedimiento para terminar un contrato Colectivo de Trabajo no se concluye en el corto plazo.

Este proceso podría durar hasta dos años, porque se tendrán que presentar pruebas y posiblemente amparos de las partes implicadas, aseveró.

Por otra parte, Fuentes mencionó que los acuerdos laborales que Aeroméxico pretende que sean aceptados son excesivos, porque implican, entre otras cosas, no hacer revisiones salariales durante cuatro años, cuando por ley, existe el derecho de hacerlo anualmente.

Sales señaló que se desconoce el argumento que la aerolínea presentó ante las autoridades laborales para dar por terminados los contratos.

Sin embargo, alegar que si no reduce los salarios a ciertos trabajadores no recibirá un financiamiento que la llevaría a tener problemas para seguir en operaciones, es complicado de probar.

Aunque el caso fortuito que sí es evidente es la situación económica que ha dañado a sectores e industrias como la aviación, el cual sería más sencillo de probar, añadió.

Con información de Grupo Reforma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *