02/03/2021

Buscan el amor en internet… encuentran extorsión

“Mario” deslizó a la derecha su pantalla e hizo match. La chica de tez morena y cabello negro, fue quien primero le dijo “Hola”. Desde ese momento, una cascada de mensajes se generó.

Después de una charla por la aplicación de Facebook Parejas en dos días pasaron a un encuentro casual.

“Mario” sufrió un intento de extorsión del que salió bien librado, tras utilizar una aplicación para ligar.

Sin rodeos y como si hubiera una presión por encontrarse, “Mario” accedió a ver a la chica de supuesto nombre Andrea. Centro Sur, en Tlaquepaque, fue el punto de encuentro.

Una plática sin miras de conocerse más allá y unas cuantas horas después, bastaron para que pasaran a tener relaciones íntimas.

Andrea, como se hacía llamar, conocía el hotel al que acudieron a la perfección y el camino hacia la habitación que previamente ya tenía rentada.

El encuentro acabó como una amistad más, pero cuando menos lo imaginó “Mario” quedó atrincherado en una habitación con una mujer que no lo dejaría salir hasta que cubriera cierta cantidad monetaria a cambio de la intimidad que habían tenido.

“La persona se mostró agresiva, alzó la voz, se quiso imponer, algo ruda y yo lo que hice fue no seguirle el rollo, no quererme defender al punto de agredirla, sino que simplemente me mostré tranquilo y traté de darle la vuelta”, contó.

Mientras que “Mario” se vestía fue advertido de amenazas.

“Me decía que me iba a costar, que no sabía con quién me metía. Yo me salí de la habitación pensé que iba ir detrás de mí, pero se quedó tranquila”, detalló.

En la madrugada “Mario” llegó a su casa y a la par iniciaron las amenazas.

“Me mandaron una ubicación a la que no le di importancia y seguido de la imagen venía un mensaje que decía que yo me tenía que arreglar con la chica, que mi familia iba a ir por delante”, describió.

Luego de los mensajes a “Mario” lo invadió el miedo, seguido de la necesidad de conseguir el dinero que le requerían.

Como prevención había descargado una aplicación para cambiar su ubicación, lo que más lo desconcertó es que las personas le proporcionaron su localización falsa.

“Después recibí otro mensaje, en donde venía mi ubicación y un audio, en donde me decían que él estaba para proteger a personas como ella, que trabaja para una (célula) delictiva y que si yo no contactaba a la persona me decía me la iba a ver con él”, relató.

Los extorsionadores a “Mario” se presentaban como integrantes de un grupo delictivo y a cambio le pedían un depósito de mil a mil 500 pesos.

Ante la presión, “Mario” eliminó su redes sociales y se deshizo de toda posibilidad de ubicación.

Y sin fecha de regreso, dijo adiós a las aplicaciones de amor.

Ante la amenaza…
Cuidado con los extorsionadores y no corra riesgos.

POR TELÉFONO

– Procure no contestar teléfonos que no conoce.

– Si le hacen amenazas, cuelgue de inmediato.

– No converse con interlocutores que no se identifican.

– Llame a las autoridades.

CHANTAJES EN REDES

– Evite compartir fotografías con contenido íntimo.

– No publique información sobre todas sus actividades diarias.

– Depure sus contactos.

– Los chantajistas pueden ser personas cercanas; no dude en denunciarlos.

¿QUÉ HACER?

– Mantener la calma.

– Interrumpir la llamada y verificar si la situación es real o no.

– No ceder a las exigencias económicas o demandas del extorsionador.

– Llamar al 911.

Con información de Grupo Reforma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *