24/02/2021

Quedan 22 proyectos sin Fondo Metropolitano

Con la desaparición del Fondo Metropolitano se anularon 22 años de gestiones para impulsar obras en el Valle de México y queda en suspenso la misma cantidad de proyectos, los cuales deberán esperar a la aplicación del nuevo programa de Mejoramiento Urbano de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

Así se perdió también la oportunidad de aplicar el Fondo Metropolitano justo cuando recién se modificó la integración del Comité Técnico y se eficientaron los mecanismos para evaluar y financiar proyectos.

De los 22 proyectos pendientes, dos corresponden a la CDMX, cinco a Hidalgo y 15 al Edomex.

Entre los proyectos que quedan pendientes están la ciclovía de Naucalpan a Azcapotzalco, la compra del Pilotaje Automático (CBTC) para la Línea B del Metro, las extensiones de las Líneas 1 y 4 del Mexibús, así como estudios de preinversión para el Tren Suburbano de Santa Lucía a Téllez y para el Eje Carretero AICM-Felipe Ángeles-Arco Norte-Pachuca.

Desde 1998 se creó la Comisión Ejecutiva de Coordinación Metropolitana por el Edomex y el otrora DF para impulsar la creación del Fondo Metropolitano, que desde 2006 destina recursos a las zonas metropolitanas del País, que ya son 74 y recibían anualmente más de 3 mil millones de pesos.

El Valle de México podría encontrar una oportunidad de financiamiento a proyectos conurbados pendientes a través de programa de Mejoramiento Urbano de la Sedatu y de la Ley de Desarrollo Metropolitano, aunque ésta última aún no es aprobada en la Cámara de Diputados y en el Senado de la República.

Esto podría funcionar como el plan B para sacar a flote los 22 proyectos metropolitanos ya aprobados por las autoridades federales y que esperaban la liberación de recursos para ser ejecutados con el Fondo Metropolitano, que hasta el año pasado contaba con poco más de 3 mil millones de pesos anuales para ser aplicados en la obras en beneficio de la CDMX, del Edomex y de Hidalgo.

A decir de las presidentas de las comisiones legislativas correspondientes: la senadora Patricia Mercado, la diputada Pilar Lozano y la congresista América Rangel, la Zona Metropolitana del Valle de México perdió esta bolsa en el momento que su aplicación recientemente se había eficientado y cuando ya se había regulado la aprobación de proyectos conjuntos en beneficio de casi 22 millones de habitantes de la Metrópoli.

“Es uno de los fideicomisos que no tendría por qué haber desaparecido, toda la evidencia te decía que había que empujar mucho más, fortalecer el Fondo Metropolitano”, lamentó la senadora Patricia Mercado, quien preside la Comisión de Zonas Metropolitanas y Movilidad.

América Rangel, diputada local y presidenta de la Comisión de Desarrollo Metropolitano, consideró que por parte del Gobierno de la CDMX no peleó por la permanencia del Fondo Metropolitano, al igual que sucedió con el Fondo de Capitalidad.

“Desde que entré a esta Primera Legislatura, solicité en un punto de acuerdo para que se pidiera y se peleara el Fondo Metropolitano y, por otro lado, también el Fondo de Capitalidad, que es un fondo distinto, pero no les interesó porque no es una política de relevancia para Palacio Nacional y tristemente dependemos de Palacio Nacional”, acusó la panista.

La diputada federal Pilar Lozano, presidenta de la Comisión de Desarrollo Metropolitano, Urbano, Ordenamiento Territorial y Movilidad, descalificó la desaparición del Fondo Metropolitano bajo el argumento de corrupción en los fideicomisos, puesto que en 2019 se logró eficientar su aplicación.

“A mí me molesta en lo personal es que digan que todos los fideicomisos desaparecen por corrupción.

“En el caso del Fondo Metropolitano no hubo corrupción. Si hubo corrupción, fue de los funcionarios de este Gobierno, si es que ellos hablan de corrupción”, abundó Lozano.

El Comité del Fideicomiso del Fondo Metropolitano, que hasta 2019 contaba con cuatro integrantes: dos de la Secretaría de Hacienda, uno de Medio Ambiente y uno más de Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), solía sesionar sólo tres veces al año.

Sin embargo, por gestiones de las legisladoras, se transformó tanto la integración como el esquema de trabajo del Comité, que ahora estaría integrado por dos representantes de la Sedatu, uno de Medio Ambiente y sólo uno de la Secretaría de Hacienda, cuando ésta última era la que antes contaba con dos miembros.

Además, se había impuesto la obligación de sesionar una vez por mes a partir de marzo para aprobar proyectos, lo que garantizaba la aplicación de los recursos.

“El primer año de este Gobierno, el Comité sesionó una vez, cuando debía sesionar por lo menos nueve veces, pero no. Sesionó una vez al año y lo hizo ya a botepronto, casi casi a final de año. Entonces califican proyectos y en diciembre les decían a los estados ‘oye, sí concursó tu proyecto, sí te vamos a dar el recurso y va para allá’, y el Estado o el Municipio decía ‘ya no me lo mandes porque ya es diciembre y ya no me da tempo de licitar para el proyecto’.

“Todo estaba muy mal, por eso empezó a haber fallas en el Fondo Metropolitano y por eso llegó a haber un subejercicio de más de 8 mil millones de pesos, porque seguía siendo un sumatorio”, explicó Lozano.

Los ajustes logrados ofrecían una visión más planeada y realmente metropolitana en beneficio de 74 zonas en todo el País, incluidos las 16 alcaldías, 59 municipios mexiquenses y uno de Hidalgo en el caso del Valle de México.

“Estábamos todos muy entusiasmados con el Fondo Metropolitano al decía: ya ni un sólo proyecto va a ser financiado si no tiene una visita metropolitana.

“Entonces, tanto el presupuesto del 2019 como del 2020 ya se planteaba que iban a ser proyectos que sí le pegaran a a movilidad, infraestructura ciclistas y peatonal, al tema de los residuos”, destacó la senadora.

Ahora, el Valle de México debe esperar reactivar la presentación y financiamiento de proyectos conurbados a través del Programa de Mejoramiento Urbano de la Sedatu, cuyas reglas de operación para 2021 fueron publicadas apenas el 31 de diciembre.

Otra herramienta que permitirá suplir la falta del Fondo Metropolitano para concertar, coordinar y financiar obras conurbadas en el Valle de México es la Ley de Desarrollo Metropolitano, una iniciativa conjunta de la CDMX, el Edomex e Hidalgo.

Al respecto, la senadora Patricia Mercado confía en el trabajo para coordinar los esfuerzos de los tres gobiernos de la Zona Metropolitana sea avalado sin problema tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado para su pronta entrada en vigor.

“Creo que no se le debe cambiar una sola coma porque fue un proceso de un año, nosotros estuvimos ahí un año, negociando, negociando, acordando, con esta estuvieron los subsecretarios de la CDMX, de Hidalgo y del Estado de México”, apuntó Mercado.

Flor Ivonne Morales, directora general de Asuntos Metropolitanos de la CDMX, explicó que la ventaja de la ley es que serán los propios gobiernos metropolitanos quienes acuerden proyectos y su financiamiento.

“(La ley permitirá) poder acceder a otras fuentes de financiamiento, tanto nacionales como internacionales, y los gobiernos de la CDMX, del Edomex y de Hidalgo, podrán asignar recursos para desarrollar algunos proyectos”, destacó Morales.

Rangel destacó la coordinación interestatal, lo mismo que la interparlamentaria, para aprobar la iniciativa que permite y obliga a la coordinación de gobiernos locales, complementar la inversión metropolitana y permite la asociación público-privada para brindar bienes y servicios, así como la creación de proyectos conjuntos.

“Sin embargo, esa ley sin recurso difícilmente podrá ser ejecutada o difícilmente podrá traer beneficios a la población”, advirtió Rangel.

Por su importancia, la diputada federal Pilar Lozano considera que la está en tiempo de salir en la 64 Legislatura federal para el desarrollo de nuevos proyectos de movilidad, principalmente para transporte público y ciclovías.

Con información de Grupo Reforma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *