26/02/2021

Teatro mexicano al borde del peligro por pandemia

Después de 11 meses de pandemia, en los que, según estimaciones de 200 productores teatrales de la CDMX, se han dejado de montar 350 obras, las pérdidas para el sector, del que dependen 10 mil familias, resultan incalculables.

Productores como Alejandro Gou (Jesucristo Superestrella) y Morris Gilbert (Wicked y El Rey León), señalaron que, además de no ingresar dinero por boletos (su único recurso), aún deben solventar sus cuentas de servicios, rentas y sueldos, por lo que han recortado personal de forma general.

Aseguraron que sus obras promovían turismo, transporte, al sector restaurantero y generaban empleos, por lo que su caída tiene implicaciones mayores.

“En mi caso, llegamos a emplear hasta 400 personas de forma directa cuando trabajan todos los teatros, pero el teatro es una maquinaria generadora y permea en otras y, por eso, las pérdidas son inconmensurables. En mi empresa dejé de hacer como mil 200 funciones, lo que me parece insólito.

“Nos gastamos una fortuna en montar Ghost, tengo todo mi capital en esa obra y no pudimos dar más que una función. Ahí trabajan 125 personas, y toda la inversión está detenida. Decirlo me provoca vértigo, no puedo explicar lo que eso significa”, expresó Gilbert en entrevista.

Gou, quien traía una buena racha por montajes grandes como Jesucristo Superestrella y Hoy No Me Puedo Levantar, reveló que el dinero de su empresa se acabó y ahora mantiene su compañía con dinero personal.
¿Reapertura en abril?
Los productores tienen un acuerdo tentativo con las autoridades para que les permitan reabrir en abril, aunque su petición es que les den luz verde de forma inmediata para tomar decisiones.

“Cada empresa tiene sus posibilidades económicas. Yo no podría abrir nada antes de mes o mes y medio. Hay que hacer publicidad, porque la gente se ha olvidado de nosotros después de 11 meses y hay que recuperar la atención del público. No podemos hacer nada sin certezas”, señaló Gilbert.

Además de un regreso con mínimo el 45 por ciento de aforo permitido, los productores buscan que les eximan del Impuesto Sobre Espectáculos Públicos (ISEP), que actualmente les redujeron del 8 al 1.6 por ciento.

Señalaron que pese al diálogo, las autoridades no los entienden, pues incluso los tenían catalogados en el mismo rubro que a los mariachis.

Las opciones que han recibido son créditos de máximo 200 mil pesos, que es lo que le pagan mensualmente a sus directores creativos, por lo que eso no permite salvar al teatro.

“No conocen nuestra industria ni las deudas de algunos productores con proyectos cancelados en el escritorio, sin invertir un centavo más.

“Si compras una obra hablada que ganó Tony, pagaste de derechos no reembolsables 12 mil dólares. Por un musical alrededor de 60 mil dólares”, explicó Guillermo Wiechers.

Los productores que reabrieron en semáforo naranja afirmaron que no tuvieron ganancias, pero creen que es parte de su proceso para revivir su industria.

“Perdimos más dinero, sabíamos que tenemos que reactivar al público poco a poco, pero la idea era no volver a cortar”, dijo Gou.

Pese a las restricciones, los creadores sostuvieron que sus espacios están habilitados para recibir público, pues han hecho inversiones millonarias para mejorar la ventilación y sanitizar permanentemente.
Y en Broadway…
La Liga de Broadway anunció en octubre que el telón estará abajo al menos hasta el 30 de mayo.

El Gobernador de Nueva York, Andrew M. Cuomo, imagina futuras medidas para la posible reapertura, como pruebas rápidas de Covid para los asistentes, y localidades ocupadas con distancia.

Con información de Grupo Reforma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *