03/12/2021

Morena solicita desafuero de Mancera por negligencia en L12

La Diputada María de los Ángeles Huerta del Río, del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), exhortó a la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México a solicitar el desafuero del Senador Miguel Ángel Mancera, “como responsable de negligencia criminal”, en relación al derrumbe de la estructura de la Línea 12 del Metro capitalino.

Las autoridades mexicanas han iniciado las investigaciones para determinar por qué ocurrió la tragedia del pasado lunes 3 de mayo, en la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México, cuando un puente elevado se derrumbó con el tren en marcha, dejando un saldo de 26 fallecidos.

El Gobierno de Ciudad de México anunció el cierre de la Línea 12, mientras realiza reparaciones y revisiones del sistema de transporte, intentando determinar las causas que llevaron a esta nueva tragedia que cimbró el sur de la capital, con tres gobernantes distintos que han sido testigos de las fallas, irregularidades y deficiencias registradas en la obra: Marcelo Ebrard (2006-2012); Miguel Ángel Mancera (2012-2018); y Claudia Sheinbaum (2018-2024).

La Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México prometió este martes una investigación “sólida y robusta” por el desplome de la Línea 12 del metro de la capital ocurrida el 3 de mayo y que ha dejado hasta ahora 26 muertos y más de 80 heridos.

“Se presentará una robusta y sólida investigación sobre las causas que originaron el accidente. Revele lo que revele y tope donde tope”, indicó en conferencia de prensa la Fiscal capitalina, Ernestina Godoy.

El pasado 3 de mayo, una viga del puente elevado de la línea 12, entre las estaciones Olivos y Tezonco, en el sur de la capital, cedió y provocó la caída de un tren con pasajeros que quedó encallado en forma de “V”.

OMISIONES E IRREGULARIDADES

Desde 2007, se advertía la necesidad de atender las fallas en la totalidad del este sistema de transporte. En el Plan General de Desarrollo del Distrito Federal 2007-2012, que fue promulgado por el entonces Jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, se identificó el “deterioro y la obsolescencia de una parte importante de la infraestructura del Metro”, así como el “rezago acumulado de los programas de mantenimiento preventivo y correctivo” de este medio.

En agosto de 2007, Ebrard anunció el proyecto de la línea 12 para beneficiar a los habitantes del sur de la capital mexicana. Se informó que constaría de 23 estaciones a lo largo de 24 kilómetros y el costo de construcción fue estimado en 13.000 millones de pesos (641 millones de dólares al tipo de cambio de hoy).

La ilusión generada por la nueva Línea de metro proyectada fue disipada cuando comenzó la convocatoria y la asignación de los contratos de obra pública.

PROYECTO CON DEFICIENCIAS

Desde 2008, la Auditoría Superior de la Federación (ASF), que es la instancia encargada de fiscalizar los recursos y proyectos asignados con fondos federales, documentó que el plan ganador para la construcción de la Línea 12 —que estuvo a cargo de ICA, de CARSO Infraestructura (propiedad de Carlos Slim) y ALSTOM Mexicana S.A. de C.V.— se adjudicó sin tener el presupuesto necesario.

Además, se modificó el costo del proyecto sin informar los motivos, para fijarse en 17.583 millones de pesos (unos 867 millones de dólares al tipo de cambio de hoy).

En los resultados de la Cuenta Pública 2008, la ASF determinó que “los estudios de ingeniería básica tuvieron deficiencias”, ya que no previeron las afectaciones del trazo propuesto en el pueblo de Santa María Tomatlán y la estación La Virgen. Esta omisión incluyó no considerar la infraestructura vial existente a lo largo del Eje 3 y Taxqueña.

Para 2009, se concretaron las modificaciones a la obra y se estipuló construir 20 estaciones, en lugar de las 23 propuestas originalmente, sin justificar los cambios al proyecto. Un año después, la ASF comprobó “trabajos de mala calidad en talleres, estaciones e inter-tramos”.

En el ejercicio de 2011, la Auditoría Superior de la Federación descubrió que el contratante fue omiso en cumplir con las obras estipuladas en la estación Tláhuac. No se instalaron 34 escaleras mecánicas ni tres elevadores, como estaba previsto.

Grúas trabajaron desde ayer para remover los trenes que colapsaron. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo.

Por otra parte, el órgano comprobó que no se instalaron once torniquetes, 66 salidas de emergencia, 42 cámaras de vigilancia, seis equipos de aire acondicionado y una vía de mantenimiento en los talleres Tláhuac.

TRABAJOS NO REALIZADOS, PERO COBRADOS

En la Cuenta Pública de 2013, la ASF fiscalizó nueve contratos de obra pública y servicios en la Línea 12, con el objetivo de verificar que las inversiones físicas se contrataron, ejecutaron y pagaron. Posteriormente, el órgano técnico puso la lupa en la entrega, certificación y puesta en operación de la acordado entre las empresas y el Gobierno del Distrito Federal.

Mediante el contrato 9.07 CD 03.M.3.004, el Gobierno local solicitó servicios de consultoría técnica especializada para revisar, verificar, dictaminar y certificar la seguridad de operación de los sistemas de la Línea 12. La ASF encontró que la empresa contratada recibió el pago del servicio, pero no concluyó los trabajos en los sistemas electromecánicos, de energía, señalización y sonido.

Con información de simebargo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *