20/09/2021

Arrestan a otro dirigente opositor al gobierno de Nicaragua; suman 29 detenidos

Un hombre observa en televisión un discurso del presidente Daniel Ortega el miércoles 23 de junio de 2021, en su casa en Managua, Nicaragua. (AP Foto/Miguel Andrés)

La policía de Nicaragua arrestó al politólogo José Antonio Peraza, dirigente de la opositora Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), a quien investiga por supuestos delitos de “traición a la patria”, informó la entidad en un comunicado.

La detención de Peraza se produjo la noche del lunes en su casa, 48 horas después de que los opositores Noel Vidaurre y Jaime Arellano fueran puestos bajo arresto domiciliario. Con Peraza suman 29 adversarios al gobierno de Daniel Ortega encarcelados desde fines de mayo, entre ellos siete aspirantes presidenciales.

Según la policía, a José Antonio Peraza se le investiga por “actos que menoscaban la independencia, soberanía y autodeterminación por incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos” y por “pedir intervenciones militares, organizarse con financiamiento de potencias extranjeras para ejecutar actos de terrorismo y desestabilización, proponer bloqueos económicos y comerciales”, delitos establecidos en la Ley 1055, indicó el reporte policial.

La UNAB publicó un comunicado en sus redes sociales donde condena el arresto de Peraza, así como del resto de los opositores al gobierno de Nicaragua.

Horas antes de su detención, el directivo de la UNAB había declarado al programa de televisión Esta Semana, medio crítico del gobierno, que éste estaba “normalizando” el proceso electoral cuando el país se enrumba “al peor escenario electoral que pudimos haber imaginado”.

Peraza es miembro del Grupo Promotor de Reformas Electorales (GPRE), una instancia de la sociedad civil que intentó modificar el sistema electoral de cara a los comicios del 7 de noviembre, en los que Ortega buscará su tercera reelección consecutiva. En la entrevista dijo que el gobierno no ha cumplido ninguna de las “condiciones habilitantes” que estableció el GPRE para ir a elecciones libres, ni tampoco las reformas propuestas por la Organización de Estados Americanos (OEA).

Hasta el momento son siete los aspirantes presidenciales encarcelados: Cristiana Chamorro y Noel Vidaurre (ambos bajo arresto domiciliario), Arturo Cruz, Juan Sebastián Chamorro, Félix Maradiaga, Miguel Mora y Medardo Mairena.

También están detenidos los ex vicecancilleres Víctor Hugo Tinoco y José Pallais, los exguerrilleros sandinistas disidentes Dora María Téllez y Hugo Torres, así como cuatro dirigentes opositoras, dos líderes universitarios, un periodista y dos empresarios, entre otros. La oposición asegura que los “presos políticos” suman más de 130 desde 2018.

Nicaragua vive una grave crisis que inició tras las protestas sociales de 2018, cuando la violenta acción gubernamental dejó 328 muertos, más de 2 mil heridos, mil 600 detenidos en distintos momentos y más de 100 mil emigrados y exiliados, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). El gobierno acusó a la oposición de intentar un “fallido golpe de Estado”.

El pasado fin de semana, en un discurso durante la jornada de verificación electoral, Daniel Ortega volvió a acusar al gobierno de Estados Unidos de “sembrar el terrorismo” en Nicaragua y rechazó la posibilidad de negociar una apertura electoral, descartando indirectamente también una mediación propuesta por México y Argentina.

Con información de LATINUS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *