26/10/2021

“Hasta en el cielo hay control migratorio”, asegura comisionado del INM en Ciudad Acuña, Coahuila

“Válgase el ejemplo, aunque no es similar, pero hasta en el cielo hay control migratorio“, dijo a medios el comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM), Francisco Garduño, durante una visita a Ciudad Acuña, Coahuila.

Garduño acudió ayer a Ciudad Acuña para coordinar tareas de atención y auxilio a personas migrantes que se encuentran en esta región fronteriza con Texas, Estados Unidos. Ahí subrayó que México “nunca ha sido un país de fronteras abiertas”, y fue entonces cuando, a modo de ejemplo, dijo que también “hasta en el cielo hay control migratorio”.

El comisionado del INM aseguró que el gobierno de México está comprometido con el respeto y salvaguarda de los derechos de los migrantes, pero también con el cumplimiento de la ley que rige el país e informó que revisará la situación de los ciudadanos de Haití en México.

Durante un recorrido por un parque donde acampan los migrantes haitianos, Francisco Garduño comentó ante los medios de comunicación que se coordinan acciones para atender a sus connacionales a través de una mesa de diálogo permanente establecida con representantes del gobierno del país caribeño.

Precisó que la ley establece que quienes ingresaron a México y solicitaron refugio deben seguir el curso de sus trámites ante las instancias correspondientes y en la región donde fue iniciado el mismo.

“Es por ello que se proporcionará la transportación aérea y terrestre que permita a las personas migrantes poder regresar a los estados de donde salieron para continuar con su proceso”, además de apoyarles con el retorno seguro a su país de origen.

Aseguró que en Ciudad Acuña había este miércoles cerca de 600 haitianos, mientras que del lado estadounidense había unas 3 mil 300 personas, aunque la cifra varía diariamente.

Después de atender a la prensa, el representante del INM habló con varios migrantes haitianos a quienes animó a presentarse ante la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) para avanzar en sus trámites de refugio.

Cuestionado sobre la problemática, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, instó este jueves a atender las causas de la migración y, sobre Haití, reconoció que la situación es muy frágil en el país caribeño, dificultando incluso la ayuda humanitaria. Incluso, lamentó que “traficantes de personas” se aprovechen de la situación y pongan en peligro la vida de los migrantes.

Informó que en los próximos días conversarán sobre el tema el canciller de México, Marcelo Ebrard, y el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken.

Desde hace meses, México y Estados Unidos luchan con un flujo migratorio histórico, con 147 mil indocumentados detectados en México de enero a agosto, el triple de 2020, y un récord de 212 mil indocumentados detenidos solo en julio por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés).

En el norte de México, la situación se ha agudizado en los últimos días con el arribo de migrantes, en su mayoría haitianos, que lograron burlar los operativos para frenarlos desde Chiapas, al sur del país.

Se estima que en días pasados llegaron alrededor de 13 mil migrantes y quedaron retenidos por las autoridades migratorias de Estados Unidos en un campamento improvisado bajo el puente internacional que une Del Río, Texas,con Ciudad Acuña.

Con información de EFE/LATINUS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *