25/05/2022

Un jalisciense se encuentra privado de su libertad injustamente en San Luis Potosí

Redacción Antena Noticias

Están por cumplirse dos años de que Francisco Javier Orozco Vázquez permanece privado de su libertad en el penal de San Luis Potosí, quien fue detenido de forma arbitraria, el día 27 de enero de 2020, y sigue luchando por conseguir su libertad. Su único pecado es llamarse igual que un presunto delincuente de aquel estado, quien el 14 de diciembre de 2018 cometió un robo de vehículo y un secuestro exprés.

Lo curioso es que el detenido, por quien fueron hasta su domicilio al municipio de Tonalá en Jalisco, es completamente diferente en  su persona, a la que se describe como responsable de los actos delictivos, además de que la víctima de dicho delito, ha mencionado en las audiencias frente los distintos jueces de control, que la persona detenida no es la que cometió el robo de su vehículo y posterior privación ilegal de su libertad.

Y a pesar de ello, e inexplicablemente los jueces de control han negado el sobreseimiento y por consecuencia la libertad de Francisco.

Francisco Javier Orozco Vázquez, es un joven de 29 años de edad, casado con dos hijas pequeñas, a quien la negligencia de las autoridades judiciales  y ministeriales de San Luis Potosí, le han privado de casi dos años de su vida laboral activa, de su vida en familia junto a su esposa Iris Lucano, y de ver crecer a sus pequeñas niñas.

La base de datos de licencias del estado de Jalisco fue la principal fuente de información de la Fiscalía del Estado de San Luis Potosí, a partir de la cual, el Ministerio Público de aquel estado decidió solicitar la orden de aprehensión en contra de una de las seis personas que en esa base de datos tienen el mismo nombre, esto a pesar de que en la fotografía de su licencia, Frankie, como se le conoce de cariño, no se parece en nada al que se describió como culpable del delito de privación ilegal de la libertad y robo de vehículo de un ciudadano de San Luis Potosí.

La familia de Frankie, ha demostrado con fotografías, testigos y suficientes pruebas que el día del suceso delictivo, él se encontraba en Jalisco, y no en San Luis Potosí, sin embargo, ni las pruebas, ni el dicho del propio afectado quien ha mencionado incluso en audiencias ante el Juez de control, que el detenido NO es la misma persona que lo secuestró y robó su camioneta, el Juez, inexplicablemente, sigue considerando que el detenido debe permanecer en prisión.

Y toda esta situación tiene una explicación, comenta el abogado de Francisco, Adolfo Gámez: -“La Unidad de Investigación Especializada en Combate del Secuestro de San Luis Potosí, tuvo algunos secuestros, y el único que resolvió fue ese, es su asunto estrella, es el único que resolvió, por lo tanto todo el equipo de ensueño de la Fiscalía, está concentrado en que ese asunto no se les caiga y no les importa, lo que les importa es que la persona no salga en libertad”.

La familia de Francisco ha vivido una pesadilla y un calvario por casi dos años, sin que nadie los escuche, para ellos las violaciones a sus derechos humanos han sido constantes, la presunción de inocencia no se les respetó, han gastado dinero que no tendrían por qué haber erogado, en trámites, en abogados, y en viajes al estado de San Luis Potosí, y todo por la mala práctica de la autoridad Potosina de buscar delincuentes en la base de datos de licencias de otro estado de la República, y por su investigación precaria, que les lleva a detener a inocentes para que su estadística de casos resueltos aumente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.