08/12/2021

Cárteles usan drones y escudos humanos en lucha por controlar Michoacán

AP.- El gobierno mexicano se está quedando rápidamente sin herramientas para controlar la expansión del temido cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en la guerra contra el narco en Michoacán. El esfuerzo estancado en tierra se complementa con un conflicto aéreo cada vez más sofisticado.

CJNG, la banda de narcotraficantes más poderosa desde el punto de vista militar de México, ha comenzado a organizar a los habitantes del pueblo para que actúen como escudos humanos contra las tropas del Ejército, que ahora solo tratan de mantener separados a los cárteles rivales.

“Si intentan entrar aquí de nuevo, pondremos a dos mil personas aquí para detenerlos”, dijo Habacuc Solórzano, un agricultor de 39 años que lidera el movimiento civil asociado con el cártel. Su declaración, como la mayor parte de lo que sale del lado de Jalisco, no es mera jactancia: ya tenía unos 500 vecinos marchando la semana pasada, y luego vadeando un río, para enfrentarse a un escuadrón del ejército que cierra un camino de tierra que sale del estado.

Los habitantes de AguilillaMichoacán, están hartos de la estrategia del ejército de simplemente separar al CJNG y a Los Viagras de Michoacán. La política del ejército permite efectivamente que Los Viagras, más conocidos por secuestrar y extorsionar, establezcan barricadas y puestos de control que han bloqueado todo el comercio con Aguililla. Las limas y el ganado que salen, o los suministros que llegan, deben pagar un impuesto de guerra a Los Viagras.

Los residentes quieren que el ejército luche contra ambos cárteles o al menos deje que las dos bandas luchen. “Dejemos que los dos cárteles luchen y se maten entre sí”, gritó otro manifestante. “¡CJNG les va a ganar a todos!”, gritó otro.

Esa opinión está muy extendida. “Lo que necesitamos es que un cártel tome el control, detenga los combates e imponga una apariencia de calma”, dijo un sacerdote local. “Todo indica que ese grupo es el cártel de Jalisco”, dijo.

Por encima de todo, lo que quieren los residentes es que se despejen los puestos de control de Los Viagras y se vuelva a abrir la carretera. Debido a que ocasionalmente deben pasar por esos bloqueos de carreteras, ninguno de los residentes quiso dar sus nombres por temor a represalias.

Pero uno lo explicó así a la escuadra del ejército: “El único camino hacia Aguililla está bloqueado y controlado por un cártel que está a sólo 500 metros de usted, y usted (el ejército) no está haciendo nada para proteger nuestro derecho a viajar libremente,” dijo. “No sabes lo difícil que es pagar un impuesto de guerra que se utiliza para matarnos”, aseguró.

Esa es en realidad una descripción bastante precisa de la política gubernamental: preservar el status quo y hacer que cada cártel permanezca en su propio territorio.

Pero el CJNG no aceptará al gobierno como árbitro de las divisiones territoriales de los cárteles de la droga. El cártel está en todas partes en Aguililla, desde camionetas y carros blindados caseros con las iniciales del cártel hasta los pequeños trampolines que la pandilla instaló para los niños en cada población.

Algunos residentes dicen que están fuertemente presionados para participar en las protestas, por temor a que se les corte el agua o la electricidad si no lo hacen. Otros simplemente están cansados ​​de pagar los impuestos de guerra de Los Viagras y de estar aislados del mundo exterior.

El CJNG es el único cartel en México que no oculta lo que es y no juega con la política de las relaciones con la prensa o la moderación. “Somos narcos”, dijo el jefe de plaza de Jalisco, quien no dio su nombre. “Todo el mundo debería ocuparse de sus propios asuntos”, dijo. El narcotraficante aseguró que el problema con Los Viagras y otras pandillas locales con las que lucha es que “quieren todo para ellos”.

El CJNG mantiene sus operaciones con una potente mezcla de dinero. El cártel tiene mucho, debido al tráfico de fentanilo y metanfetamina a los Estados Unidos y cocaína, que llega desde Costa Rica.

El cártel entiende la fuerza bruta; por el momento, no molesta mucho a los residentes de Aguililla, porque no es necesario. Pero si sospecha que un residente está trabajando activamente para Los Viagras o le está pasando información, es probable que lo asesine.

Más allá de la comida, el pago regular y las drogas ilimitadas, el CJNG también ofrece a sus jóvenes soldados una especie de estructura familiar. Todos, incluso el jefe local, se refieren a su superior inmediato como “Apa”, como un niño diría “Papá”.

Ambos cárteles han desarrollado drones portadores de bombas, y el guerrero más temido en estos campos de batalla es el “dronero” o operador de drones. Si bien inicialmente fue tosca y peligrosa de cargar y operar, y aún preocupantemente indiscriminada, la guerra con drones ha mejorado, y no es inusual ver techos de graneros o cobertizos de metal abiertos como latas por el impacto de las explosiones de drones.

Los lugareños también afirman, aunque hay poca evidencia más allá de unos pocos cráteres en las carreteras, que los cárteles están comenzando a usar minas terrestres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *