28/06/2022

“Renegociar pacto fiscal con el Gobierno Federal es necesario” dice Enrique Alfaro en entrevista para el Universal

Entidades y Federación deben revisar términos de acuerdo cada seis años, no puede ser igual para todos, dice; si no te conviene, pues no eres parte de él, afirma

Gobernador de Jalisco “Distraernos en 2024 sería un grandísimo error, no comparto la idea de quienes ya están trabajando para la construcción de una candidatura presidencial”

El gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez (Movimiento Ciudadano), pone en la mesa la discusión sobre el acuerdo fiscal entre los estados y la Federación, que considera injusto para su entidad.

Propone que Jalisco y el gobierno federal revisen los términos de dicho acuerdo cada seis años y advierte: “Si el convenio no te conviene, pues no eres parte”.

Hace hincapié en que su planteamiento no implica quitar dinero a otros estados, sino lograr una distribución más equitativa de recursos; considera que este es un primer paso para que otras entidades se unan a la discusión, pues “no puede haber un acuerdo único para todos”.

Sobre 2024, dice que sería un error distraerse en aspiraciones y señala que el trabajo durante el próximo año hará la diferencia.

Este fin de semana dio inicio una consulta popular sobre el pacto fiscal en Jalisco, ¿por qué es necesaria?

—Estamos hablando de la necesidad de replantear la relación entre los estados y la Federación, en la manera en cómo se manejan nuestros impuestos. En un debate de esta naturaleza nos parece fundamental la opinión de la gente, que se entere y entienda lo que es un pacto fiscal.

También poner sobre la mesa los argumentos que nos hacen sostener que ese acuerdo fiscal es profundamente injusto para Jalisco, que entendamos que no es un tema que tiene que ver con el presupuesto del gobierno, sino con el dinero de la gente. Son los impuestos de los ciudadanos y el uso que se hace de ellos. Por eso nos parece que las decisiones que se tienen que tomar en Jalisco tienen que ser sometidas a ejercicios de discusión pública.

No es una discusión, ni se va a consultar sobre si nos quedamos o nos salimos del pacto fiscal, esa no es la consulta.

Tiene que ver con una iniciativa de reforma constitucional, que presenté al Congreso de Jalisco, en la que se establece la obligación del Estado de revisar cuando menos una vez cada seis años los términos del convenio de coordinación fiscal con la Federación. Como cualquier convenio, nos parece básico entender que se debe revisar periódicamente y este convenio está vigente desde 1980.

Es momento de entrar al fondo del debate sobre la manera en cómo se ha concentrado el gasto público, que es de la nación, no del gobierno federal.

¿Qué esperaría de la revisión del pacto fiscal?

—Primero, que se entienda que no puede haber un acuerdo único para todos los estados. En otros países del mundo se ha entendido la importancia de las asimetrías de las economías locales, cada estado es diferente.

El planteamiento que hemos hecho no implica, como se ha querido hacer pensar, en quitar dinero a otros estados. Lo que queremos es que no haya una concentración excesiva de los recursos en el centro. El planteamiento de fondo, desde nuestra perspectiva, tiene que ver con la necesidad de renegociar.

Lo que decimos es: el convenio es entre un estado libre y soberano y la Federación, por lo tanto debe haber una mesa de revisión de los términos del convenio y, como cualquier otro, es un acuerdo de voluntad entre las partes, y si el acuerdo no te conviene, pues no eres parte.

Eso ya implicaría una ruta específica, en caso de que la decisión fuera salirnos o terminar con la relación y el acuerdo fiscal con la Federación, para entonces iniciar un proceso de creación de un nuevo sistema de administración tributaria de Jalisco y asumir las funciones tributarias que constitucionalmente tienen los estados, porque el IVA, el ISR y la mayor parte de los IEPS son impuestos que deberían cobrar los estados, que le concedimos a la Federación en un convenio para que ellos lo cobren y luego distribuyen los recursos, pero son impuestos que deberían ser cobrados por la autoridad estatal.

Nosotros entendemos el principio de subsidaridad; es decir, que los estados que generamos más podamos ayudar a los que generan menos. En eso estamos de acuerdo, el problema es el desajuste que hay entre un concepto, que tiene que ver con la solidaridad como país, y otro aceptar que hagan una injusticia.

¿Esperaría que los estados sigan el ejemplo de Jalisco?

—Estoy seguro de que va a pasar. La justificación que se ha construido a lo largo de años es que este modelo lo que busca es acabar con la injusticia, desigualdad y la pobreza, pero en realidad en este país, en otros 40 años desde que se firmó el convenio de coordinación fiscal, no ha bajado ni la pobreza ni la desigualdad, ni se ha resuelto ningún problema.

Lo que tienes es un esquema muy injusto que genera desincentivos a las economías locales que estamos produciendo.

Nosotros creemos que debe haber un diseño que permita que los estados que están moviendo la economía tengamos incentivos para seguirlo haciendo, y que seamos capaces de seguir siendo subsidiarios con los estados que nos necesitan, pero no a partir de la lógica de que la Federación se quede con todo el dinero que generamos en los estados para luego usarlo para lo que se le antoje al gobierno central.

¿Este será un tema para retomar la Alianza Federalista?

—Yo creo que tiene que haber un esfuerzo por construir nuevo espacio de diálogo entre los gobernadores. No sé si sea ya el nombre de Alianza Federalista o tienen que cambiar de nombre, evidentemente ya no es la Conago, ya no existe como tal.

He tenido la oportunidad de platicar con compañeros gobernadores, incluso de Morena, sobre la necesidad de ver hacia adelante y pensar en cómo diseñamos un espacio que sirva para un diálogo republicano auténtico.

¿El 2024 lo ve muy cerca o muy lejos?

—Muy cerca, más cerca de lo que pareciera, pero al mismo tiempo creo que antes de 2024, sobre todo quienes tenemos responsabilidades de gobierno, tenemos mucho trabajo por hacer para cumplir con nuestras responsabilidades. Distraernos en 2024 sería un grandísimo error, no comparto la idea de quienes ya están, abiertamente, trabajando para la construcción de una candidatura presidencial. Siempre he creído que los proyectos políticos personales hacia el futuro se construyen dando resultados en tus responsabilidades presentes. Yo me voy a concentrada en eso, y aunque no falta mucho, sí creo que el año próximo es un año en el que el trabajo en nuestras responsabilidades va a ser lo que puede marcar las diferencias.

Con información del Universal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.