17/05/2022

Las vacunas siguen siendo la mejor defensa contra Ómicron y otras variantes de coronavirus, afirman expertos

Reuters.- Utilizando el 25 de diciembre como fecha de referencia, la tasa de letalidad por Covid-19 en Estados Unidos fue de 4.27 por millón en 2021, en comparación con 7.48 por millón en 2020. En Canadá, fue de 0.42 por millón en 2021, que en comparación con los 2.95 por millón del año anterior, significó una disminución mucho más significativa.

La diferencia que está haciendo la vacunación se hace evidente cuando se comparan las tasas correspondientes de personas completamente vacunadas: 61.4% en Estados Unidos, en comparación con 77.1% en Canadá. La tasa de vacunación más alta en Canadá corresponde a la tasa de mortalidad más reducida, explica Julian Sunday Willett, doctorando en Ciencias biológicas cuantitativas de la Universidad McGill.

Esperar la inmunidad de rebaño natural no solucionará esto ni salvará vidas, afirma Sunday Willett. En Estados Unidos, los 55 millones de personas que dieron positivo por Covid-19 desde que comenzó la pandemia representan sólo alrededor del 17% de los aproximadamente 330 millones de habitantes, mucho menos del nivel necesario para la inmunidad colectiva. El único medio ético de lograr la inmunidad colectiva es la vacunación, señala Nicholas Wood, profesor asociado de salud infantil y adolescente, Universidad de Sydney.

Desafortunadamente, la variante Ómicron puede tener un mayor potencial de infectar a las personas que las variantes anteriores, y puede ser más capaz de infectar a individuos completamente vacunados y con refuerzo, según una investigación en espera de la revisión por pares. Esta nueva forma del virus es producto de su evolución natural. Cuanto más dura una pandemia, más cambios ocurren con un virus.

La mejor manera de evitar que surjan nuevas variantes es aumentar la proporción de individuos vacunados manteniendo medidas de prevención de infecciones, como seguir las recomendaciones de cubrebocas distanciamiento social. Las personas vacunadas tienen menos probabilidades de transmitir el virus si se infectan.

La mayoría de los casos y muertes continúan afectando a personas no vacunadas. Más enfermedades y muertes se pueden prevenir en gran medida, al igual que la mayoría de las enfermedades y muertes en los últimos meses. El rechazo de la vacuna, en ausencia de razones médicas válidas, y el incumplimiento de las medidas de prevención de infecciones son en gran parte responsables de las continuas dificultades de la pandemia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.