25/05/2022

El silencio de Alfaro ante la muerte de la golfista Lidy Villalba

Por: Alberto Osorio

19 de marzo de 2022.- Con el rostro adusto, sin dar oportunidad de ser cuestionados por los reporteros en torno al asesinato de la golfista potosina Lidy Villalba de Heinz, el fiscal de Jalisco, Luis Joaquín Méndez Ruiz, sale ante los medios (vía redes el 18 de marzo) a demostrar que la comunicación social en Jalisco está secuestrada y que; en este caso, donde se cuestiona la presunta participación de agentes la Fiscalía de Jalisco en la persecución que dejó como resultado la muerte de la deportista, con un saldo de 5 heridos; sólo se cuenta lo que la autoridad -en Jalisco- quiere  informar.

El hecho deja de manifiesto que la comunicación oficial en Jalisco se privatizó a la sombra del gobierno alfarista y que el modelo para informar corresponde al ejercicio comunicativo de una empresa privada de orden, cuyo objetivo es responder “todo en positivo”, guardar silencio ante la crítica y no aceptar nada que hable mal de la firma, a pesar de que se trata de un ente púbico.

El caso de Lidy Villalba ya fue atraído por la Fiscalía General de la República, mientras Jalisco guarda silencio y la cara de desconcierto del fiscal Méndez Ruiz, ante las cámaras, denotan la profundidad del problema que enfrenta la administración estatal, ante lo que ya se perfila como otro grave caso de abuso de autoridad por parte de agentes de seguridad.

Ahora Alfaro Ramírez, como es su obligación informar, no ha salido ni en redes sociales para pronunciarse sobre este caso, como acostumbra hacerlo con eventos o situaciones mediáticas que no le incomodan; o como presumió, apenas el pasado miércoles 16 de marzo en redes, su coordinador de Seguridad, Ricardo Sánchez Beruben que, a un mes de implementadas sus famosas volantas, ayudaron a disminuir los homicidios con arma de fuego en 7.8 por ciento.

Justo cuando el gobernador Enrique Alfaro Ramírez ajusta su agenda en términos políticos para estar presente en la contienda del 2024 a través del partido Movimiento Ciudadano, sucede este hecho de la golfista asesinada, y el mismo periódico digital de El País de España, que en diciembre 5 de 2021 le dio nota con la cabeza, Enrique Alfaro: “Estoy más que preparado para ser candidato presidencial”; ahora publica: “Asesinada a balazos la golfista Lidia Villaba a manos de las fuerzas de seguridad de Jalisco”.

Los antecedentes de los abusos policíacos en Jalisco marcan el grado de peligrosidad que reviste para cualquier ciudadano el confrontar a agentes de seguridad, llámese municipales o estatales.

En mayo de 2020, Giovanni López, un joven trabajador de la construcción fue detenido por policías de Ixtlahuacán de los Membrillos por no llevar cubrebocas, en plena pandemia por el Covid 19, posteriormente fue asesinado, cuando estaba bajo el resguardo policíaco.

Ese homicidio despertó la molestia de la población y el 5 de junio de 2020, la BBC de Londres publica: “Justicia para Giovanni”, el caso de brutalidad policial que conmociona a México y cuyo epicentro era Jalisco, en ese momento.

Cuando se cumplía un mes de la muerte de Giovanni estudiantes de diversas universidades de Jalisco y ciudadanos que protestaban por ese abuso policíaco, sufrieron en carne propia la brutalidad de los agentes de la Fiscalía del Estado. El jueves 5 de junio cerca de una veintena de agentes de la Fiscalía encapuchados, armados con palos, encubiertos con pasamontañas y a bordo de camionetas oficiales, pero sin placas, se dedicaron a la tarea de “levantar” a jóvenes que pretendían manifestarse a las afueras de las instalaciones de la Fiscalía de Jalisco, en el rumbo de la calle 14, en plena zona industrial.

La cifra oficial fue de 17 jóvenes detenidos, muchos de ellos con golpes y amenazas, en la lista se incluía a hombres y mujeres que pretendían protestar por la muerte de Giovanni.

En ese entonces el gobernador del estado, Enrique Alfaro reconoció algo muy grave y de lo que ya no ha querido ser cuestionado: que la Fiscalía estaba penetrada por el crimen organizado. En tanto que el exfiscal Gerardo Octavio Solís, se atrevió a asegurar que algunos de sus subalternos desobedecieron sus órdenes para enfrentar la protesta ciudadana.

En el caso de la muerte de la golfista desde el viernes 18 de marzo, a través de redes sociales se pretendía vender la idea de que Lidy Villalba había participado en forma activa en la balacera donde perdió la vida, y en un hecho que inició en el municipio de Ojuelos, en Jalisco y concluyó en el estado de Zacatecas.

Hasta la tarde del sábado no queda claro qué sucedió. El gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro había optado por guardar silencio, una actitud muy distinta al protagonismo que mostró el sábado 5 y domingo 6 de marzo cuando incluso visitó a los aficionados del Atlas en el estadio Jalisco ante los hechos de violencia registrados en el Corregidora de Querétaro.

Ahora, aunque la situación es más grave, porque se habla del asesinato de una mujer en medio de una confusa persecución, donde participarían sus agentes de seguridad, Alfaro Ramírez, prefiere resguardarse y no asomarse, ni en redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.