26/05/2022

Junto con estudiantes, trabajan en propuestas para restaurar el Río Atemajac y su entorno social

Por: Eduardo Carrillo

Un total de 14 académicos de la Universidad de Guadalajara, así como del Politécnico de Milán y el Instituto de Tecnología de Illinois, realizan, por séptimo año, el taller internacional “Planeación y diseño urbano”, donde trabajan junto con 35 estudiantes en propuestas para restaurar el Río Atemajac y su entorno social.

Desde el 26 de marzo hasta el 4 de abril, alumnos de la maestría en Urbanismo y Territorio, así como las licenciaturas en Arquitectura, y Urbanística y Medio Ambiente, están reunidos en el Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD) en conferencias, talleres, una visita de campo al río y espacios urbanos.

Además de los académicos de la UdeG, colaboran Antonella Contin, del Politécnico de Milán; María Villalobos Hernández, experta en Medio Ambiente, del Instituto de Tecnología de Illinois; y Sylvain Ducas, consultor de multilaterales, de la ciudad de Montreal.

El Jefe del Departamento de Proyectos Urbanísticos del CUAAD, doctor Ramón Reyes Rodríguez, recordó que una parte del río está entubado y de la otra corren aguas contaminadas a cielo abierto; además, señaló, hay una falta de vinculación entre las colonias y barrios, por lo que el taller busca crear propuestas para solucionar estos problemas.

“Es lo que los muchachos pretenden a través de la planeación y el diseño urbano y el espacio, darle fluidez, integrar colonias y barrios, y recuperar el ecosistema”, dijo Reyes Rodríguez.

Villalobos Hernández, originaria de Venezuela, indicó que este tipo de ecosistema nace desde México hasta Brasil; por ende, el taller se enfoca en una estrategia metropolitana de paisaje e infraestructura que permita comprender la vegetación, su manifestación en el río y en la ciudad.

En el taller colaboran nueve equipos y cada uno tiene un planteamiento; unos se abocan a las inundaciones o la contaminación; otros trabajan para mejorar las condiciones, rescatar el camino real que unía a los pueblos, entre otros temas.

Villalobos Hernández, quien por primera vez participa en este foro, explicó que al bosque seco tropical se le conoce como bosque durmiente, y por seis meses del año parece que no está. Este tipo de paisajes es el más amenazado y el que tiene más capacidad para protegernos del cambio climático, porque absorbe más CO2.

Antonella Contin dijo que la UdeG es pionera en materia de dimensión metropolitana y urbanismo. Planteó que la ciudad de Guadalajara es un laboratorio viviente por la riqueza natural, pero también por la parte histórica y social.

“La Universidad de Guadalajara tiene que capitalizar esta capacidad para entender esta complejidad; tiene que promover una maestría o un doctorado sobre este tema”, apuntó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.