24/06/2022

22 de abril, más de mil 200 muertos, la cifra no oficial

Alberto Osorio

22 de abril de 2022.- 30 años después: 56 sobrevivientes, 6 gobernadores, un mandatario que los mandó a la chingada y una gran deuda por la falta de justicia.

22 de abril de 1992, varias explosiones en el sector Reforma destruyen más de 8 kilómetros de calles, casas y negocios. Las autoridades sólo hablan de 210 muertos, pero nadie cree en la cifra; los propios afectados hablan de cerca de mil 200 muertos.

Tan sólo en la manzana de Río Los Ángeles y Fray Antonio de Segovia, los afectados contaron más de 200 muertos, y la cifra nunca reconocida puede superar los mil 200 muertos, dice Sonia Solórzano, una sobreviviente.
Ni cómo olvidar: las explosiones de 1992 tumbaron a un gobernador del PRI, de nombre Guillermo Cosío Vidaurri; el gobierno federal metió a la cárcel al alcalde priista Enrique Dau, quien ya falleció, luego de su paso por la prisión; pero la deuda con la justicia se mantuvo.
A 30 años de la tragedia nunca nadie culpó a Pemex, y menos responsabilizó al gobierno del presidente Carlos Salinas de Gortari. Las explosiones y su uso político le dieron la ventaja al PAN y ese partido ganó la gubernatura en 1995, con Alberto Cárdenas Jiménez.
La popularidad de Cárdenas permitió al PAN ganar otras dos gubernaturas, una con Francisco Ramírez Acuña, quien se atrevió a mandar a la chingada a los damnificados, según recuerda Sonia Solórzano.
La última vez que sacaron a Alberto Cárdenas a hacer campaña, fue para apoyar a Emilio González Márquez, un mandatario que, al igual que los otros dos panistas, soñó con ser presidente de la República. El otro, Ramírez Acuña, intentó usar en su beneficio la cumbre de 2004, pero al entender que tenía pocas posibilidades, optó por destapar, en Jalisco, a Felipe Calderón Hinojosa, quien terminó robándose las elecciones de 2006, según la versión del actual presidente, Andrés Manuel López Obrador.
Emilio González Márquez, en su sueño de grandeza, pagaba dinero a Televisa por aparecer acompañado de una exuberante conductora de televisión en el programa “Sabadazo” para promover su imagen, aunque finalmente fracasó en su intento y fue severamente cuestionado por su gusto por el alcohol.
Lo cierto es que la gente se cansó del PAN y se hartó de las mentiras.
En 2013 regresó al gobierno el PRI, 21 años después de la tragedia, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz se convirtió en gobernador, pero el reclamo de justicia en favor de los damnificados también se postergó, nadie imaginó que pudiera ser de otra manera. Paradójico destino: hoy la propia familia de Jorge Aristóteles Sandoval, también reclama justicia ante el asesinato del exmandatario, ocurrido en Puerto Vallarta.
Bajo el mandato alfarista de Movimiento Ciudadano, sólo quedan 56 sobrevivientes anotados en el fideicomiso (creado en 1999) para atender a lesionados. En marzo pasado falleció Margarita Barrón.
Cada uno de ellos marca su vida entre horas y días de dolor, medicamentos que no siempre se tienen y que algunas veces hay que mendigar, las fallas en la atención médica y nuevas promesas de que alguien les hará justicia o de que habrá más dinero para el fideicomiso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.