• 2024-05-20 03:22

Antena Noticias

Estamos Más Cerca

Óscar a mejor película, indicador confiable de cintas que tendrán una vida futura

porANTENAMASTER

Mar 10, 2024
Óscar a mejor película, indicador confiable de cintas que tendrán una vida futura

La edición 96 de los premios Óscar se realizará esta noche en el Teatro Dolby de Los Ángeles. Si se echa un vistazo a la lista de ganadores como mejor película en la historia de estos galardones, se dará cuenta de que casi todas las películas seleccionadas todavía siguen en circulación.

Wings de William Wellman , la primera ganadora en 1927 está disponible en DVD y Blu-Ray, al igual que otras premiadas como Cimarron y Broadway Melody.

La mayoría de las otras triunfadoras en el rubro principal de los premios que otorga la academia estadunidense son títulos que cualquier amante del cine reconocerá al instante. Los puntos ciegos son obvios. La academia nunca elige cintas en lenguas extranjeras. En los pasados años ha rehuido a las comedias, y sólo puede que La forma del agua haya ganado en 2018, pero los votantes en general desconfían de las películas de género. No ves muchos títulos de ciencia ficción o artes marciales en la lista.

Existe una división cada vez mayor entre lo que gana en los Óscar y lo que genera dinero en taquilla. Aun así, la estatuilla a la mejor cinta sigue siendo uno de los indicadores más confiables de películas que tendrán una vida futura. The Independent eligió a sus 10 mejores cintas –en la historia– ganadoras como mejor película.

De atrás hacia delante, su número 10 fue Los mejores años de nuestras vidas (1946). La película de William Wyler sobre tres veteranos que regresan a casa al final de la guerra todavía tiene un enorme impacto emocional. Son de diferentes clases y orígenes, pero luchan terriblemente por readaptarse a la vida civil. Algunos acusan a la cinta de ser piadosa y moralista, pero trata de manera franca y muy conmovedora tanto los problemas de los soldados como los de sus familiares y amigos para comprenderlos. Ganó el Óscar a la mejor película el año en el que también fue nominada It’s a Wonderful Life.

Comedia y musicales

Sigue Un americano en París (1951). Los mejores musicales de los estudios MGM mostraron un arte extraordinario. Este es uno de los más grandes. No se trata sólo de la coreografía o de la actuación tremendamente enérgica de Gene Kelly como el aspirante a artista en el París de la posguerra, sino también del uso del color y el sonido. La secuencia de ballet al final de la película coincide con la de The Red Shoes de Michael Powell y Emeric Pressburger como un ejemplo perfecto de realización cinematográfica en la que cada elemento se equilibra perfectamente.

La octava es Casablanca (1942). El productor Hal Wallis de Warner Bros tenía una habilidad especial para supervisar películas que eran a la vez convencionales y tenían conciencia social. Ésta no sólo contó con Humphrey Bogart, Ingrid Bergman y Claude Rains, sino que también se ocupó de los refugiados, la traición y la política en tiempos de guerra. El guion de Julius y Philip G Epstein proporcionaba líneas de diálogo sobre bares de ginebra, reuniendo a los sospechosos habituales y reproduciendo As Time Goes By que todavía se citan hoy. Pocos otros ganadores en esta categoría están tan arraigados en la conciencia pública como Casablanca.

Continúa con En el paseo marítimo (On the Waterfront, de 1954) de Elia Kazan, magníficamente interpretada por Marlon Brando, quien ofrece su mejor actuación de todas como Terry Molloy, el trabajador portuario y aficionado a las palomas que podría haber sido un contendiente en la vida y en el ring de boxeo si tan sólo su hermano lo hubiera apoyado cuando más lo necesitaba.

Lawrence de Arabia (1962) es fácil de descartar como una epopeya patriotera en pantalla ancha. La película de David Lean sobre T. E. Lawrence ofrece una visualización asombrosa en 70 milímetros. También ofrece un retrato sutil e inquisitivo de Lawrence (Peter O’Toole), el masoquista que es a la vez el héroe y el outsider inglés por excelencia. Todo sobre Eva (1950) es un drama de Joseph L. Mankiewicz sobre una joven actriz en ciernes y la estrella establecida, cuya carrera quiere usurpar, cuenta con algunos de los diálogos más cáusticos de cualquier ganadora de mejor película de Hollywood. La brillantez de Bette Davis como estrella y de Anne Baxter como la joven pretendiente aparentemente ingenua pero absolutamente despiadada se corresponde con la actuación maravillosamente ácida de George Sanders como el crítico de teatro Addison DeWitt.

El Padrino Parte II (1974) está incluida porque, aún siendo la mayor secuela en la historia de Hollywood, esta película emuló a su predecesora El Padrino, al ganar el Óscar a la mejor película y la superó en la brillantez de su destreza y actuaciones. Todo aquí, desde la cinematografía de Gordon Willis hasta las historias paralelas de Michael Corleone de Al Pacino como el jefe de una familia criminal a finales de los años cincuenta y Robert De Niro como su padre Vito muchos años antes, funciona casi a la perfección. Las rivales nominadas a mejor película en 1974 incluyeron LennyChinatown y The Conversation (también dirigida por Francis Ford Coppola). Todos habrían sido dignos ganadores en otros años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *