• 2024-04-18 12:09

Antena Noticias

Estamos Más Cerca

Alabama ayudará a llevar ejecuciones por asfixia con nitrógeno a otros Estados

porANTENAMASTER

Ene 26, 2024
Alabama ayudará a llevar ejecuciones por asfixia con nitrógeno a otros Estados

Alabama ofreció este viernes ayuda a otros estados de Estados Unidos que quieran llevar a cabo ejecuciones mediante asfixia por gas nitrógeno, pocas horas después de ser pionero en el nuevo método para ejecutar con éxito a Kenneth Smith, un preso condenado por un asesinato en 1988.

El fiscal general estatal, Steve Marshall, dijo que otras 43 personas condenadas a muerte habían optado por la asfixia en lugar de las inyecciones letales desde que los legisladores aprobaron el método en 2018. Alabama calificó el nuevo método de ‘humano’, mientras que los grupos de derechos humanos lo condenaron como cruel y tortuoso.

Marshall, dijo a periodistas este viernes.

Alabama lo ha hecho, y ahora ustedes también pueden, y estamos listos para ayudarlos a implementar este método en sus estados.

Legisladores de Oklahoma y Mississippi también han añadido la asfixia por nitrógeno a los métodos de ejecución de sus estados, pero aún no la han utilizado.

Marshall dijo que la asfixia por nitrógeno, el primer nuevo método de ejecución desde que comenzaron las inyecciones letales en Estados Unidos en 1982, ‘ya no es un método no probado’. ‘Es uno probado’, afirmó.

Hubo versiones divergentes sobre la violencia del método entre los funcionarios estatales y algunos de los que presenciaron la ejecución pública de Smith, quien, inusualmente, sobrevivió a un primer intento de ejecución en 2022, cuando los verdugos tuvieron dificultades para insertar una vía intravenosa para una inyección letal.

Alabama había predicho en documentos judiciales que, con su nuevo método, Smith quedaría inconsciente en unos 30 segundos y moriría poco después. Los ejecutores colocaron una máscara respiratoria comercial de seguridad industrial, fabricada por Allegro Industries, un fabricante de productos de seguridad de capital canadiense, sobre el rostro del hombre y la conectaron a una bombona de nitrógeno puro.

Cinco periodistas a los que se permitió presenciar la ejecución a través de una ventana como testigos dijeron que el hombre permaneció consciente durante varios minutos después que fluyera el nitrógeno, y luego empezó a temblar y retorcerse en la camilla durante unos dos minutos.

El reverendo Jeff Hood, que estaba junto a Smith como su asesor espiritual tras firmar una renuncia de seguridad en la que reconocía los riesgos de la asfixia por nitrógeno, dijo que el ejecutado echó repetidamente la cabeza hacia delante mientras luchaba por la vida.

Funcionarios de Alabama dijeron que todo fue como se esperaba y que Smith parecía contener la respiración durante todo el tiempo que pudo, y sugirieron que los retorcimientos podrían haber sido ‘movimientos involuntarios‘.

Según las autoridades penitenciarias, el Departamento de Ciencias Forenses del estado realizará una autopsia al cadáver de Smith, quien fue declarado culpable de asesinar a Elizabeth Sennett tras aceptar mil dólares para matarla con cómplices a instancias de su marido, un predicador que más tarde se suicidó.

El jurado votó 11-1 a favor de condenarlo a cadena perpetua, pero un juez de Alabama anuló su decisión en virtud de una ley que posteriormente fue desechada y declarada inconstitucional. Algunos familiares de Sennett presenciaron la ejecución y declararon a la prensa después que habían perdonado a sus asesinos y se alegraban de que hubiera terminado.

La Unión Estadounidense por las Libertades Civiles, Amnistía Internacional Estados Unidos y otros grupos de derechos humanos condenaron la ejecución.

‘El objetivo de estos métodos es ocultar el dolor’, declaró Maya Foa, directora ejecutiva conjunta del grupo de defensa de los derechos Reprieve.

¿Cuántos presos más deben morir de forma agónica antes de que veamos las ejecuciones como lo que realmente son: el Estado arrebatando violentamente una vida humana?

Smith impugnó sin éxito los intentos de Alabama de matarlo ante los tribunales federales, argumentando que el primer intento fallido y el nuevo método no probado violaban la prohibición constitucional de ‘castigos crueles e inusuales’.

Robert Grass, un abogado que representó a Smith en esos recursos, dijo que estaba triste por la muerte de su cliente, y lo describió como alguien que había encontrado la sobriedad en la cárcel y se había dedicado a ayudar a otros presos a conseguir o mantenerse sobrios.

Encontró y practicó sinceramente su fe‘, dijo Grass y agregó.

Estudió y obtuvo un título de asociado. Desarrolló su habilidad artística y habría sido un abogado muy bueno en otras circunstancias.

CON INFORMACIÓN DE ARISTEGUI NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *